Petróleo venezolano por alimentos: la trama mexicana que involucra a Alex Saab y PDVSA

Federico PARRA/AFP

Las tramas de corrupción del régimen de Nicolás Maduro parecen ser infinitas. En junio de 2019, la empresa mexicana Libre Abordo firmó dos acuerdos con la Corporación Venezolana de Comercio Exterior para el intercambio de petróleo venezolano por maíz y camiones cisterna para agua potable procedentes de México.

Según documentos a los que han tenido acceso El País y Armando.info, fue una operación en dos contratos valorada en casi 200 millones de euros.

El 13 de junio de mencionado año, ambas partes firmaron un acuerdo por el que Libre Abordo se comprometía a enviar 1.000 camiones cisterna por valor de 139.323.656 euros, casi 140.000 euros por cada uno.

Cuatro días después, el 17 de junio, Libre Abordo y Corpovex firmaban otro acuerdo por el que la compañía mexicana se comprometía a enviar 200.000 toneladas de maíz blanco por valor de 56.193.900, esto es, 280,9 euros cada tonelada.

Ambos convenios, estaban firmados por Olga María Zepeda Esparza, por parte de Libre Abordo, y Wilfredo Celestino Marín Meza, director ejecutivo de Corpovex. Las operaciones se realizaron en euros y no en dólares para evitar las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela.

El Departamento del Tesoro aseguró, en un comunicado el pasado mes de junio, que se despacharon más de 30 millones de barriles de crudo bajo un esquema denominado como “petróleo por comida”.

Sin embargo, Estados Unidos dice que el envío de los 1.000 camiones cisterna y las 200.000 toneladas de maíz, no corresponde con la cantidad de petróleo entregada por Pdvsa.

«El crudo fue revendido por Libre Abordo y Schlager Business Group, valorado en más de 300 millones de dólares”, concluyó el Departamento del Tesoro.

Los acuerdos establecieron que el 70% del pago se realizará de forma anticipada, quizás en alusión a ese petróleo recibido previamente, ya que no consta ningún número de cuenta del destinatario para realizar el pago.

El 30% del pago restante, según los contratos, será tramitado por el comprador por entes competentes de financiamiento, sin que en ningún momento aclare a quién se refiere.

Washington asegura que los intermediarios mexicanos no solo fueron piezas clave para evadir las sanciones, sino que también los señala como cómplices de una red de corrupción liderada por el colombiano Alex Saab, que fue detenido el pasado mes de junio en Cabo Verde.

El Gobierno de Estados Unidos cree que Saab es el organizador de esquemas corruptos de los que se benefició tanto él como Nicolás Maduro. Washington no ha detallado cómo se fraguó la relación entre Saab y los ciudadanos mexicanos, algo que las autoridades mexicanas están investigando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.