Eduardo Sapene | Mal paga el diablo…

Eduardo Sapene

Como venezolano y como comunicador social no puedo estar ausente a la noticia que sorprendió a todos el martes de esta semana con relación a DirecTV y el cese inmediato de sus operaciones en Venezuela:

“La multinacional estadounidense AT&T anunció este martes el cierre inmediato de las operaciones de DirecTV Latinoamérica en Venezuela.«

A través de un comunicado, AT&T informó que las sanciones que Estados Unidos impuso a Venezuela prohíben la transmisión de los canales Globovisión y Pdvsa TV.

“En vista de que es imposible para la unidad de DirecTV de AT&T cumplir con los requisitos legales de ambos países, AT&T se vio obligada a cerrar sus operaciones de televisión paga en Venezuela”, dice el texto.

En el comunicado AT&T aclara que esta decisión se tomó en Estados Unidos y no la conocía la directiva en Venezuela.

Desde tempranas horas de la mañana, usuarios de Twitter reportaron que no podían ver la transmisión de VTV, Venevisión, Televen, solo de Meridiano TV.”

Y cuando afirmo que esta noticia sorprendió a todos no exagero: los primeros sorprendidos fueron los usuarios de ese servicio de TV por suscripción, otro sorprendido fue el régimen de Maduro que nunca se esperó una decisión como ésta por parte de la empresa norteamericana AT&T ante las incesantes presiones para que DirecTV mantuviese en su parrilla de programación a los canales de Globovisión y PDVSA TV, propiedad del régimen y en tercer lugar y no menos sorprendida resultó la llamada oposición a quienes no les pueden “echar la culpa”, como suele suceder en estos tiempos, por no tener ni arte ni parte en el problema.

Revisemos, ahora ¿cuáles son los antecedentes?:

  1. El gobierno norteamericano, a través de su Oficina de control de Activos Extranjeros (OFAC) sancionó a PDVSA en enero de 2019. PDVSA, empresa petrolera del Estado Venezolano es dueña de un canal de TV, PDVSA TV, listado como canal comunitario en Venezuela.
  2. Al mismo tiempo, la OFAC sancionó a Globovisión en enero de 2019. Globovisión está inscrito en CONATEL(Comisión Nacional de Telecomunicaciones) como un canal nacional. 
  3. AT&T, dueño de DirectTV, decidió este martes 19 de Mayo cerrar sus operaciones en Venezuela argumentando en su comunicado que no pueden cumplir con el marco legal de ambos países: Venezuela y EEUU, porque en el caso de EEUU, la Orden Ejecutiva 13850 impide a entidades estadounidenses hacer negocios con el Estado Venezolano y con sancionados.
  4.  En Venezuela, el artículo 11 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión obliga a las compañías de TV por suscripción a transmitir las señales nacionales. Si bien el artículo establece 12% de cuota, DirecTV los pone todos porque su oferta total es mayor. El artículo citado de la Ley Resorte impide a DirecTV «quitar» a PDVSA TV y Globovisión de la parrilla (en el caso de Globovisión, por ser canal nacional, no se puede quitar y punto). Esta paradoja legal fue la que llevó a la gerencia de DirecTV a decidir suspender operaciones.

Pero, ¿quién gana y quién pierde en todo este asunto?

DirecTV era el mayor proveedor de TV por suscripción en Venezuela. El impacto se mide en, aproximadamente, 10 millones de personas que se quedan sin servicio, casi un cuarto de la población se queda sin acceso a TV por suscripción en los lugares donde eso sucede. DirecTV llegaba a sitios donde no llega ningún otro proveedor de TV por suscripción.

Muchas otras empresas de TV por suscripción retransmitían algunas señales nacionales desde el servicio de DirecTV por su potencia. Muchos servicios de cable pequeños van a ver interrumpidas sus transmisiones de canales nacionales.  

Pierden también las agencias de publicidad y los anunciantes quienes en DirecTV tenían una plataforma para anunciar sus productos y servicios.

Por supuesto, pierden los trabajadores de DirecTV quienes desde este martes pasan a engrosar la lista de desempleados de Venezuela y los llamados contratistas de la empresa, proveedores de servicios que son considerados como empleados indirectos y quienes también ven mermados sus ingresos y sus familias quedan desguarnecidas.

Y aunque parezca insólito, pierde también el régimen de Maduro, porque cerca de 25 canales de televisión, de su propiedad, transmitían sus señales a través de DirecTV, con la consabida y sistemática propaganda a favor de la dictadura. Pierden una tribuna importantísima para seguir engañando al pueblo.

Recuerdo con gran tristeza, pero sin resentimiento alguno, que el 23 de Enero de 2010 a DirecTV y a las empresas de la llamada “Industria de la TV por suscripción” no les tembló el pulso, ante el chantaje de Hugo Chávez para sacar de sus parrillas de programación a RCTV. Hoy, y así es la vida, les tocó a ellos salir de los hogares venezolanos.

En esta oportunidad, creo que AT&T y DirecTV actuaron correctamente. Los tiempos cambian y la gente también y creo que todos, finalmente, aprendimos que: “Mal paga el diablo a quien bien lo sirve”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.