Horacio Medina | CITGO: ¿La perderemos para siempre?

Horacio Medina | Venezuela: campo minado

Los reiterados incumplimientos en el suministro de crudo, por parte de PDVSA (Roja-Rojita), tuvieron serias consecuencias, al igual que la forma irresponsable que PDVSA (Roja-Rojita) ha hipotecado a CITGO, en su desenfrenada y desquiciada carrera por obtener fondos, para seguir el festín de corrupción y mantener al régimen en el poder. Y ahora, aparecen las nefastas consecuencias de las confiscaciones que pueden traducirse, en embargos contra CITGO.

En agosto de 2014, escribimos en el periódico El Venezolano de Miami, una nota sobre la situación de CITGO, donde expresábamos:

  • “Tenemos la clara convicción que las posibilidades reales que CITGO continúe siendo una empresa 100% propiedad de PDVSA, son muy escasas”.

Las razones eran muy evidentes. Se había estado implementando, primero  bajo la dirección de Hugo Chávez Frías, Alí Rodríguez Araque y Rafael Ramírez Carreño, y luego con Nicolás Maduro la destrucción de toda la estructura de internacionalización que se construyó alrededor de PDVSA, desde mediados de los ochenta, cuando estratégicamente se diseñó un plan a mediano y largo plazo, para sustentar el crecimiento de la capacidad de producción que, necesariamente, estaría apalancada por el incremento gradual de crudos pesados y extra-pesados, provenientes, tanto de las áreas tradicionales, como de la Faja.

Paso a paso, sin prisa, pero sin pausa, vimos desparecer ante la mirada distraída, cómplice o desinteresada de amplios sectores del país, nuestra participación y/o propiedad, en distintos activos en el exterior, algunos de los cuales quisiéramos recordar:

Sistema de refinación, distribución y mercadeo en Alemania (VebaOel-Ruhr Oel); Destrucción de BITOR, que implicó perdidas de activos e inversiones como parte de su estrategia comercial; Refinerías productoras de asfalto “premium”, Paulsboro y Savannah, en los Estados Unidos; Cese del convenio CITGO-SEVEN (7) ELEVEN, luego de 20 años ininterrumpidos, para la distribución y venta de productos, además de las muy rentables tiendas de conveniencia incluidas en el convenio. CITGO perdió unos 7.500 puntos de venta y tiendas de conveniencia; en tiempo reciente, vemos el intento de ceder acciones de Nynas en Suecia.

Por otra parte:

  • CITGO tuvo que vender su participación de 41% de Lyondell
  • Terminación del convenio entre PDVSA y Conoco-Phillips, propietarios a partes iguales (55MBD), de la unidad de “coquificación” retardada Merey Sweeny
  • Se paralizó la conversión profunda en refinería de Amerada Hess en Saint Croix, donde CITGO-PDVSA eran 50% (248 MBD)
  • Cesó el convenio en Refinería de Chalmette donde CITGO-PDVSA eran 50% (92 MBD) con ExxonMobil

Además, debemos sumar la pérdida total de la plantilla de clientes de crudos pesados en la Costa del Golfo de los Estados Unidos, desarrollada a lo largo de quince años, uno de los mayores éxitos comerciales de PDVSA y que buscaba asegurar la colocación de nuestros crudos pesados altamente valorados en ese mercado “premium”.

Sin embargo, a pesar de todo y las pésimas gestiones gerenciales inherentes al régimen Chávez-Maduro, al momento, CITGO Petroleum Corporation, tiene una importancia capital:

  • capacidad de refinación de 750.000 b/d, en tres refinerías propias: Lake Charles, Corpus Christi y Lemont (Texas, Lousiana e Illinois).
  • capacidad de producir unos 300 mil barriles de diarios de gasolina.
  • posee red de unos 200 terminales de embarque (50 propios) y sistemas de poliductos para comercializar combustibles.
  • mercadea cerca de 600 tipos de lubricantes, con cuatro marcas registradas, presentes en el mercado de los Estados Unidos y que se venden en otros 38 países en el mundo.
  • Participa como suplidor en mercado petroquímico de Estados Unidos, con opción abierta de participar en esa área de negocios.
  •  como colofón, le sobreviven unas 5.000 estaciones de servicios y tiendas de conveniencia, propias y abanderadas.

Pero nos preguntamos: ¿Por qué está CITGO en riesgo?

Comenzaremos por abordar la forma irresponsable que PDVSA (Roja-Rojita) ha hipotecado a CITGO, en su desenfrenada y desquiciada carrera por obtener fondos, para seguir el festín de corrupción y mantener al régimen en el poder. PDVSA, realizó tres operaciones por unos US$5.235 millones, involucrando a CITGO.

  • primera operación por US$2.800 millones que corresponden a emisión de Bonos 2020 que se colocaron como parte de canje por títulos o bonos que vencían en 2016 y 2017. En este caso, se comprometió 50,1% del capital social de CITGO.
  • segunda transacción por US$1.985 millones recibidos de la empresa rusa Rosneft. (49.9%)
  • una tercera transacción por US$450 millones como facilidad de crédito aprobada por BNP Paribas, que puso como garantía las cuentas por cobrar de CITGO.

Con CITGO hipotecada, la situación ya era preocupante, ante el contexto de un posible incumplimiento.

Pero esto, se ha complicado, aún más, a pesar de los buenos oficios de las nuevas Juntas Directivas de PDV Holding, CITGO Holding, CITGO Petroleum Corporation y PDVSA ad hoc que, junto con el gobierno de los Estados Unidos, han logrado una protección temporal a los embargos contra CITGO.

La empresa minera canadiense, Crystallex, operadora en la concesión de las minas de oro, ‘Las Cristinas’, en el estado Bolívar en Venezuela y que fue confiscada por el régimen de Chávez, presentó una demanda en 2011, ante el Banco Mundial, a través del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) y obtuvo, en 2016, un resultado favorable, e inició un proceso, en la Corte del Distrito de Delaware, buscando el embargo de CITGO para recuperar US$1.200 millones declarados como pérdida patrimonial a causa de la confiscación.

En medio de múltiples apelaciones e intentos no cumplidos de negociación, por parte del régimen de Maduro, Crystallex, logró llegar a la Corte Suprema de los Estados Unidos y obtener su visto bueno para proceder con el embargo, cuando esta Corte rechazó una apelación del gobierno legítimo de Venezuela encabezado por Juan Guaidó. De modo que, Crystallex puede ahora forzar la venta de CITGO.

Aunque no tenemos los datos exactos y tampoco acceso a información privilegiada y confidencial que solo deben manejar en la Alta Gerencia, sí tenemos muy claro el alto riesgo que existe de perder a CITGO, pieza fundamental en cualquier plan de corto, mediano o largo plazo que pueda plantearse para la Industria de los Hidrocarburos en Venezuela.

También tenemos claro que estamos obligados a conservarla.

Deja un comentario