Trump suspende vuelos desde Brasil a medida que la pandemia de coronavirus empeora en América del Sur

Trump suspende los viajes desde Brasil a medida que la pandemia de coronavirus empeora en América del Sur

El presidente Donald Trump proclamó la suspensión de los viajes de Brasil a EE UU, a medida que la pandemia de coronavirus empeora en la nación y la economía más grande de América Latina.

La orden del presidente, publicada el domingo, niega la entrada a “todos los extranjeros” que estaban en Brasil dos semanas antes de su intento de entrada en EE UU. La orden entra en vigencia a partir del 28 de mayo a las 11:59 p.m.

“La acción de hoy ayudará a garantizar que los ciudadanos extranjeros que han estado en Brasil no se conviertan en una fuente de infecciones adicionales en nuestro país”, dijo el domingo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. “Estas nuevas restricciones no se aplican al flujo de comercio entre EE UU y Brasil”.

Brasil se ha convertido rápidamente en uno de los países más afectados del mundo, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el epicentro de la pandemia se ha desplazado de Europa y EE UU hacia América del Sur.

“Hemos visto muchos países sudamericanos con un número creciente de casos y claramente existe una preocupación en muchos de ellos, pero ciertamente el más afectado es Brasil en este momento”, dijo Mike Ryan, director ejecutivo del programa de emergencias de la OMS, durante una rueda de prensa en la sede de la organización en Ginebra.

Brasil tiene más de 347.000 casos confirmados del virus y al menos 22.013 personas han muerto, según datos de la Universidad Johns Hopkins. En este punto, solo EE UU supera la cifra en términos de casos positivos totales.

Más temprano el domingo, el asesor de seguridad nacional Robert O’Brien dijo que es probable que la administración Trump anuncie nuevas restricciones para viajar a Brasil.

O’Brien, durante una entrevista con “Face the Nation” de CBS, comentó que los funcionarios de la Casa Blanca esperan que la medida sea temporal, y que de igual forma “se revisará la situación de cada país en esa región”.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha minimizado en repetidas ocasiones el virus, calificándolo como una “pequeña gripe” y atacando las órdenes de cuarentena impuestas por los gobernadores como un “crimen”. 

El coronavirus aún no ha alcanzado su punto máximo en Sao Paulo, la ciudad más grande y peor infectada de Brasil, pero el sistema de atención médica ya está empezando a fallar. A pesar que la crisis se profundiza y el número de muertes continúa aumentando, Bolsonaro está instando a las empresas a reabrir, y se ha mostrado en contra de la decisión de muchos gobernadores que están haciendo hincapié en las medidas de distanciamiento social para frenar la propagación.

Lejos de los hospitales, los indígenas de Brasil están muriendo a un ritmo alarmante. La cifra de muertos es el doble que la del resto de la población de Brasil, según el grupo de defensa Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil.

APIB ha registrado más de 980 casos confirmados oficialmente de coronavirus y al menos 125 muertes, lo que sugiere una tasa de mortalidad del 12,6%, en comparación con la tasa nacional del 6,4%.

Deja un comentario