Raúl Gorrín también tenía «una tajada» en blanqueo de dinero de hijastros de Maduro

raul gorrin

La justicia de Estados Unidos intervino en el correo electrónico de uno de los implicados en la trama de corrupción en la que figuran como protagonistas Walter, Yoswal y Yosser Gavidia Flores, quienes son hijastros del jefe del régimen, Nicolás Maduro.

En este sentido el país norteamericano accedió a una hoja de cálculo en la que se especifica el reparto de 600 millones de euros provenientes de PDVSA.

De la cantidad total, 20,7 millones debían destinarse a los gestores de Portmann Capital en concepto de honorarios y 159.085.876 euros a los chamos, términos utilizados para referirse a los hijos de Cilia Flores. Otra porción de los beneficios estaba reservada para Raúl Gorrín Belisario, presidente del grupo Globovisión, quien desde noviembre de 2019 está incluido en la lista de los fugitivos más buscados por Estados Unidos.

«Se desprende de lo anterior que los hijastros de Nicolás Maduro, denominados en el escrito como los chamos», señaló el informe de la UDEF, dirigido a la jueza María Tardón.

El Tribunal de Distrito Sur de Florida investiga esta operación fraudulenta en la causa 18-MJ-03119, conocida policialmente como operación Money Flight, en la que estaría implicado Raúl Gorrín.

Esta mordida destinada a los hijastros de Maduro demuestra que el saqueo masivo y sistemático de la petrolera PDVSA no es un problema puntual de corrupción, sino que está dirigido por la propia familia del jefe del régimen, que el pasado domingo recibió la visita del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero para bendecir sus elecciones fraudulentas.

Los 600 millones a los que alude la grabación de la reunión en Madrid proceden de un fraude masivo en el cambio de divisas.

Para obtener financiación, la petrolera PDVSA contrató en 2014 una línea de crédito con el grupo Rantor Capital de Raúl Gorrín. Mediante el citado contrato, Rantor Capital debía entregar 7,2 billones de bolívares a PDVSA, que le devolvería el préstamo con la suma de 1.200 millones de dólares.

La disparidad entre el tipo oficial de cambio de las dos monedas y el aplicado en el mercado paralelo genera un beneficio multimillonario, del que proceden los 600 millones que la red criminal blanqueó desde Madrid.

Para acceder a este negocio tan jugoso, explica la UDEF, Raúl Gorrín habría pagado sobornos millonarios a altos cargos del régimen chavista. Entre ellos, al abogado Carmelo Urdaneta presente en la reunión grabada en Madrid, que fue jefe de la oficina legal del Ministerio de Petróleos y Minería de Venezuela, del que depende la petrolera PDVSA.

«El hecho de que PDVSA accediese a estos negocios cambiarios mediante el uso de las mencionadas líneas de crédito», explicó la UDEF en su informe dirigido a la jueza.

«Supuso un enorme foco de corrupción que dio lugar a que determinados empresarios, para hacerse con estos contratos, pagasen grandes sumas a los trabajadores de la petrolera responsables de la aprobación y adjudicación de estos, así como a los intermediarios capaces de ponerles en contacto con ellos», agregó.

De acuerdo con la información publicada por Ok Diario, la visita de la vicepresidenta del régimen, Delcy Rodríguez a Madrid, caso conocido como Delcygate, habría tenido que ver con el seguimiento que habían estado realizando las autoridades norteamericanas a todo el entramado de corrupción responsable de la destrucción de la industria petrolera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.