Refinerías «a medias» ponen en riesgo ecosistema de costas venezolanas

refinería

Durante el año 2020 han ocurrido al menos seis derrames petroleros en Venezuela. Sin embargo, el mal estado de las refinerías del país que están funcionando «a medias» pone en riesgo las costas venezolanas ante la amenaza de nuevos accidentes petroleros, según reseñó Runrun.es este viernes 16 de octubre.

El primer derrame registró el 15 de enero en el sector Pirital de Punta de Mata, edo. Monagas. El derrame en la planta de Pdvsa, Ezequiel Zamora, fue ocasionado por la ruptura de un canal de comunicación de crudo hacia Anzoátegui. Según el dirigente sindical petrolero, Luis Hernández, el derrame tuvo una magnitud de 40 mil barriles de petróleo.

El 3 de junio ocurrió el segundo derrame petrolero del año en el municipio Sotillo del estado Anzoátegui. Según un comunicado de Pdvsa, el derrame se originó en la refinería Oriente y no afectó a las comunidades cercanas. El Circuito Refinación Oriente aseguró activar todos los protocolos operacionales. Se desconoce la magnitud del derrame.

Por otro lado, Golfo Triste se vio afectado por dos derrames constantes que se originaron en la refinería El Palito. Según imágenes satelitales del profesor Eduardo Klein, se estima que entre 10 mil y 40 mil barriles se esparcieron a lo largo de la costa el 22 de julio.

Casi un mes después, un segundo derrame se originó en la refinería El Palito. Tras ser una fuga de crudo constante durante tres semanas, la refinería detuvo su producción para revisar la fuente del derrame petrolero. Sin embargo, la producción inició de nuevo sin solventar el problema.

Durante los primeros días de agosto, imágenes satelitales de Klein registraron un derrame petrolero en un poliducto Río Seco, estado Falcón, que se originó en la refinería Cardón. La mancha de hidrocarburo de 32 kilómetros cuadrados de superficie aproximadamente se esparció en el golfo venezolano, afectando a las zonas Punta Maragüey y Zazárida. Klein aseguró que la fuga de petróleo de la refinería Cardón no ha sido contenida.

La fecha de los derrames petroleros que afectaron el golfo venezolano coinciden con fechas de reactivación de las refinerías El Palito y Cardón para producir gasolina.

Transparencia Venezuela reseñó que Venezuela, el país con la mayor reserva petrolera del mundo, se quedó sin gasolina y lo ha hecho justo en medio de la pandemia de COVID-19 y de la caída histórica del precio del petróleo.

“Este combustible se sumó a la larga lista de productos y bienes por los que los ciudadanos deben hacer largas filas o tienen que acudir a un mercado paralelo y pagar un precio superior. En un intento de evitar este tipo de negocios en medio de la crisis, la gestión de Nicolás Maduro, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Ministerio Público anunciaron acciones contra civiles y uniformados implicados en hechos irregulares en torno al combustible, mientras obvian explicar por qué las refinerías del país están paralizadas”, aseguró Transparencia Venezuela en un comunicado.

La agravada escasez de gasolina obligó al mandato de Nicolás Maduro a reactivar ciertas refinerías petroleras, como El Palito y Cardón, para intentar producir gasolina y abastecer las estaciones de servicio del país.

Sin embargo, debido al deterioro de Pdvsa, la reactivación de producción de gasolina no ha sido tan sencilla.

Refinerías aumentan riesgo y desperdicio

La profesora de la Universidad Simón Bolívar, Ursula Ehrmann, indicó que del petróleo se sacan entre ocho y 10 productos distintos, quizás más dependiendo de la complejidad de la refinería. Sin embargo, ningún producto se puede acumular en ningún lado. Los productos que salen de un proceso deben entrar directo a otro. Esto se debe a que los tanques tienen una capacidad finita de almacenamiento.

“Cada producto está destinado a un tanque específico y no pueden almacenarse en cualquier tanque ya que podrían contaminarse y dañarse. Si salen productos en grandes cantidades que están fuera de especificación tienen que ver dónde los disponen. Por eso es tan difícil arrancar una refinería, no puede arrancar una sola unidad porque aparecen una cantidad de productos secundarios y no se tiene que hacer con ellos”, reiteró la ex trabajadora de Intevep-Pdvsa.

Además, señaló que cuando la refinería opera de manera estable, no hay desechos, ya que todo se consume de un proceso a otro. Los desechos empiezan a existir cuando se arranca una refinería, porque hay un periodo de estabilización.

Con información de RunRun.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.