Régimen estaría obligando a empresas privadas a mantener negocios con China e Irán

El régimen de Nicolás Maduro comenzó a promover en Venezuela la idea de que sean los empresarios privados quienes importen mercancía desde países de Asia y Oriente Medio, como un mejor método para sortear las sanciones de Estados Unidos al reducir el protagonismo de entes públicos en el intercambio internacional, dijeron a Reuters cuatro fuentes conocedoras de la situación.

El plan que está en marcha ha conseguido ampliar las relaciones comerciales con países como Turquía e Irán, aliados del régimen de Maduro, que han enviado alimentos, medicinas y combustible a Venezuela a cambio de oro. Y también ha permitido a empresarios venezolanos vender productos en Irak, Malasia, India o Emiratos Árabes este año, indican datos portuarios.

La recién designada ministra de Finanzas del régimen, Delcy Rodríguez, llevaba cerca de un año adelantando la estrategia de abrir mercados para sortear un amplio paquetes de sanciones, señalaron las fuentes, lo que allanó el camino para que empresas privadas exporten mangos a Irán o importen pasta de Turquía.

Apenas asumió el cargo en septiembre, Rodríguez creó un viceministerio de comercio exterior para fijar las líneas de trabajo y meses antes había enviado colaboradores del mundo diplomático y abogados internacionales a países de Asia y Oriente Medio para promover la idea, según una revisión de decretos y documentos oficiales.

Canalizar el comercio a través de empresas privadas venezolanas hace que los negocios sean más atractivos para los socios extranjeros porque enfrentan un riesgo menor de violar las sanciones que al pactar directamente con el régimen, dijeron las fuentes.

«Abrieron un nuevo juego. Están montando una nueva institucionalidad para enfrentar las sanciones”, dijo una fuente del sector financiero testigo de las discusiones. “Hay una transición de occidente a otros mercados en Asia y Medio Oriente. Con la diferencia que van a permitir a privados internacionales y locales participar de los negocios sin que esté el gobierno involucrado”, agregó.

Rodríguez, junto a asesores expertos en diplomacia, han estado participando en foros virtuales y reuniones con empresas locales y extranjeras para discutir el comercio exterior, según fuentes consultadas y documentos públicos.

La actitud de los funcionarios representa un paso más en el abandono de los férreos controles del Estado sobre la economía por parte de un régimen que por años mantuvo regulaciones, nacionalizó empresas y también se interesó en participar en todos los negocios con naciones aliadas.

He autorizado legalmente la exportación de hasta 30% de los productos. Vamos a convertir a Venezuela en un país exportador”, dijo Maduro en una alocución hace dos meses, lo que contrasta con los muchos años que su equipo restringió la salida al extranjero de alimentos y puso trabas al manejo de divisas.

Los ministerios de Información y Finanzas no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Con información de Reuters.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.