Así tuvieron a Renzo Prieto en la sede las FAES

renzo prieto

Con apenas un bombillo para iluminar dos celdas y sin contacto con familiares hasta el momento de su salida, fue como el diputado a la Asamblea Nacional (AN), Renzo Prieto, pasó cinco meses y 21 días en la sede las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en La Quebradita, Caracas.

«Nunca tuve comunicación oficial hacia afuera. Nunca tuve contacto con mi familia, ni una llamada, ni siquiera el día de antier (31 de agosto, día de su liberación) me dieron una llamada con mi familia para decirles: mire voy saliendo, estoy bien. Tuve que llamar después que salí del secuestro», dijo Prieto en una entrevista con el periodista Sergio Novelli este miércoles 02 de septiembre.

El pasado 31 de agosto, la administración chavista concedió excarcelaciones e indultos a 110 personas como parte de los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación con los partidos opositores minoritarios.

Del total de personas en la lista, solo 50 son presos políticos. Entre los indultados se encuentran los diputados Renzo Prieto, Gilber Caro, Antonio Geara e Ismael León.

Sin orden judicial, Prieto fue detenido por segunda vez la tarde del 10 de marzo por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) en el The Hotel de El Rosal.

El 13 de marzo, el Tribunal a su cargo durante su anterior detención le revocó la medida cautelar sustitutiva de libertad.

Prieto no estaba solo

Cinco personas más convivían con Prieto en la celda de 2,40 metros de largo por 1,90 metros de ancho, área dispuesta para detenciones de 48 horas (centro de detención preventiva). Entre sus compañeros de celda estaba una persona que tenía meses en el lugar, un funcionario y un preso político del Zulia.

En el calabozo “no se podía distinguir el día de la noche“. Un bombillo iluminaba dos celdas. Luego de cuatro meses de encierro, el 15 de julio, salió por primera vez para dar datos personales, como el número del tribunal a su cargo. Les permitieron tomar sol en una de las tres o cuatro salidas. Incluso agarró una insolación por tanto tiempo lejos de la luz.

Prieto solo contaba con el pantalón y la camisa que tenía puesto al momento de la detención. Estuvo 19 días esperando a que les permitieran cepillarse los dientes y tomar una ducha. Nunca tuvo acceso a nada.

«Esto pareciera que esto fuera un secuestro», le dijo el efectivo al parlamentario, quien luego agregó que se sentía incómodo para tomar la foto. Le pidió que se colocara como si estuviera leyendo el periódico. En ese momento aprovechó para leer algunas noticias deportivas, un mínimo contacto con lo que estaba sucediendo afuera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.