Tres médicos venezolanos lo dan todo en la lucha contra la pandemia en Europa

venezolanos

Tres médicos venezolanos, que huyeron de la crisis de su país natal, ahora ejercen como médicos en Europa y están en la primera línea de batalla contra el coronavirus.

Uno de ellos es Pablo Cárdenas, que se especializa en traumatología y ortopedia en el Hospital Clínico Gustav Carus de la Universidad Técnica de Dresde, Alemania.

Este médico venezolano no dudó en postularse cuando el hospital hizo un llamado para apoyar a los colegas de medicina interna, sobrecargados por las guardias y las bajas por coronavirus. Por lo tanto, desde noviembre de 2020 apoya a otros doctores con los pacientes que están contagiados con COVID-19.

«Nosotros somos médicos, independientemente de la especialidad y uno estudia medicina para ayudar a la gente. Es algo que nos afecta a todos, en América Latina la situación es crítica y es una manera de aportar mi granito de arena«, explicó Cárdenas en declaraciones a la cadena Deutsche Welle.

Otro de los galenos venezolanos que lucha contra la pandemia en Europa es Greenmy Centeno, quien salió de La Guaira hace seis años impulsado por la crisis política, económica y social que atraviesa su país natal.

«Llegué a España con dos maletas y me tocó trabajar en lo que pude, como muchos otros compañeros venezolanos», contó el doctor a la DW.

Centeno se especializó en el terreno de las emergencias extrahospitalarias y trabaja como médico de ambulancias del servicio de ayuda médica de Valencia, España.

Este galeno venezolano, que siente el peso de estar en primera línea del frente, tiene esperanza en que la vacuna ponga fin al sufrimiento del que es testigo día a día.

La ruta por Europa nos llevó hasta donde José Alejandro Nazar Pinto, quien salió de Venezuela en autobús en 2017. Primero estuvo en Colombia, pasó a Ecuador y el destino lo llevó a España en noviembre de 2019, con su título de médico homologado, pero sin permiso de residencia.

Después de trabajar como repartidor, su resumen curricular llegó a Extremadura y ahora trabaja en Navalmoral de la Mata, un pueblo que se ha convertido en uno de los focos del coronavirus de España. Allí trabaja desde junio de 2020 como médico de atención primaria.

El doctor venezolano José Alejandro Nazar Pinto no le tiene miedo al contagio, su miedo era morir en Venezuela a manos de la violencia.

«Tenía más miedo a morir en Venezuela por la violencia. Además, allí hemos pasado por pandemias más peligrosas a las que el mundo no ha prestado atención», sentenció.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.