Venezuela solo produce gasolina en Cardón con riesgo de nueva paralización

cardon refineria venezuela

El año 2020 ha sido caracterizado por la debacle petrolera de Venezuela, la escasez de gasolina ha sido protagonista, junto al COVID-19, de este período en la vida de los venezolanos. Esta situación se avisoraba desde enero, cuando el Complejo de Refinación Paraguaná se paralizó por completo. Allí se encuentran las refinerías de Amuay y Cardón, las únicas que se mantenían activas en el territorio nacional.

Esta semana se conoció sin embargo que, por segunda vez en lo que va de año, la refinería de Cardón fue reactivada para la producción de gasolina, luego de más de un mes de trabajos de reparación tras varios incendios que llevaron a la paralización a mediados de julio.

En este sentido, el diario El Nacional entrevistó a Iván Freites, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón, quien dio detalles de la reanudación de Cardón y las condiciones del citado Complejo Refinador.

A continuación el texto íntegro de la entrevista:

¿Cómo ha sido la actividad de producción de gasolina en Cardón este 2020?

‒En lo que va de año, Cardón estuvo produciendo gasolina en su planta catalítica desde el 13 de junio hasta el 14 de julio, con una producción diaria aproximada de 30.000 barriles por día, pero hubo incendios, que motivaron una nueva paralización.

Hay mucha inestabilidad en los sistemas. Sin embargo, se efectuaron reparaciones que permitieron arrancar la producción en el reformador de nafta el pasado 20 de agosto, por lo que actualmente se están produciendo 26.000 barriles diarios de gasolina reformada.

Desde el mismo día del arranque se comenzó a distribuir el combustible en Venezuela.

A Carenero se envió un cargamento el lunes de 30.000 barriles para la región capital y salieron otros 30.000 para la zona oriental, específicamente para el estado Anzoátegui.

¿Qué es la gasolina reformada?

‒Nosotros llamamos gasolina reformada a la que se está produciendo porque no está mezclada. Solo se está produciendo un tipo de gasolina: de 95 octanos, que sale del reformador de nafta.

La gasolina que se distribuye en Venezuela debería ser una mezcla, pero como no tenemos activas las otras plantas, la planta catalítica y la planta de destilación, no se puede hacer la mezcla, porque solo tenemos esa, la del reformador de nafta, y es la que sale al mercado de Venezuela.

¿La gasolina reformada puede tener efectos negativos sobre los vehículos?

‒Los motores en Venezuela tienen ciertas condiciones para el tipo de combustible que van a usar, por lo que algunos tipos de combustible pueden ser deficientes para las exigencias de los motores. La gasolina sin mezclar puede formar una especie de goma en el tanque. Por eso la gasolina debería mezclarse, se le agregan otros componentes para que esa goma no se forme. Si se saca gasolina de un solo tipo, no lleva ese proceso y, por lo tanto, no tiene las especificaciones requeridas.

Eso puede acarrear problemas para los motores de combustión interna. También puede haber emanaciones de gases tóxicos al ambiente, aunque en caso de la gasolina reformada no creo que sucedan. Sin embargo, la formación de la goma sí es un posible efecto.

En Venezuela hay una serie de especificaciones que no se están cumpliendo, pero no desde ahora, eso no se está cumpliendo desde hace años. No se hacen las pruebas requeridas, no se vende bajo los estándares de calidad internacionales.

¿Cuál es la producción actual del Complejo Refinador Paraguaná?

‒El crudo utilizado es nacional, de allí mismo de Paraguaná. Al introducir el crudo sacamos nafta. Amuay tiene una destiladora que recibe 85.000 barriles de crudo. De allí, obtenemos nafta y VGO, un hidrocarburo de vacío, que es el que usamos en las plantas catalíticas. Sin embargo, la producción de VGO ha sido muy baja y por eso no se ha puesto a funcionar la planta catalítica de Cardón, que además tiene problemas de equipos.

Hay una producción de 85.000 barriles de crudo en Amuay y 55.000 Cardón, para un total de 140.000 barriles de petróleo en el Centro de Refinación Paraguaná. En el caso de Cardón, de esos 55.000 barriles, 26.000 barriles son de gasolina reformada.

¿Se está produciendo gasolina en alguna otra refinería?

‒La de Cardón es la única gasolina que se está produciendo en todo el país. Lo demás es pura propaganda, que si arrancó El Palito, que se volvió a paralizar, eso es pura propaganda.

El Palito nunca ha vuelto a estar operativa y lo que han hecho es que cada vez que la intentan poner en servicio hay fugas masivas de hidrocarburos y eso ha motivado derrames en las playas aledañas.

Ese es un indicativo de que la producción de gasolina ha sido inestable en los últimos años y sobre todo en este año. Este año ha sido nefasto para la producción de gasolina en Venezuela. Si las plantas duran un mes funcionando, pasan otro mes o dos meses sin funcionar, eso causa la distorsión de la distribución en el mercado interno.

¿Cuál es la expectativa para la producción de gasolina en lo que resta de año?

‒Las condiciones de las refinerías en Venezuela son muy graves, no solo de las plantas productoras de gasolina, sino también las plantas de servicios industriales. Por la información que tengo, en cualquier momento se puede parar otra vez la producción de gasolina, y ya no por la planta sino por problemas de servicios industriales: agua, vapor, aire y electricidad.

Sin esos cuatro servicios básicos las refinerías de Venezuela no funcionan. Esos servicios están muy deficientes en Amuay, Cardón y El Palito. Entonces, eso también puede causar que se paralice la producción de gasolina.

No es que nosotros estemos deseando que eso pase, sino que eso es un mal que tienen las refinerías de Venezuela que no se va a solucionar de un día para otro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.