Wilmer Ruperti: el empresario chavista que aprovecha escasez de gasolina en Venezuela

gasolina

Hace días trascendió la información de que Wilmer Ruperti, el empresario chavista cuyos vínculos con el régimen se mantienen al día de hoy, había enviado 150.000 barriles de gasolina a Venezuela, tal y como lo hizo en el año 2002, cuando los trabajadores petroleros se alzaron en contra de la administración de Hugo Chávez, llamando a un paro general en la industria.

Hoy en día Venezuela atraviesa por la mayor crisis humanitaria en su historia, una situación sin precedentes en el acontecer venezolano, sin contar con el atenuante de la pandemia del COVID-19, aunada a una escasez de gasolina que parecía imposible en el país con las mayores reservas petroleras del mundo.

Todo esto bajo un régimen que ha demostrado no tener escrúpulos a la hora de dejarse ayudar por ciudadanos de cualquier origen.

Wilmer Ruperti al rescate del régimen

Ruperti es el propietario de la empresa llamada Maroil Trading Inc., que facturó el mes pasado al monopolio petrolero estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) 12 millones de euros por la compra de hasta 250.000 barriles de combustible de 95 octanos, de acuerdo a una copia de la factura obtenida por Associated Press.

En ese momento ya habían empezado a verse las largas colas en las estaciones de servicio, gente que pasa de 10 a 16 horas en cola para poder surtir su vehículo con apenas 10 o 20 litros de gasolina que los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) permiten comprar. Por tanto, el rescate del empresario más que para el régimen es para sí mismo y su bolsillo.

La gasolina fue comprada a un país del Oriente Medio, cuyo nombre fue mantenido en reserva por las fuentes de AP. Sin embargo, se cree que este único embarque no va a solucionar los problemas venezolanos, pero debido a la paralización de la economía, cualquier cantidad de combustible puede ser un alivio bienvenido para el régimen.

Esta última maniobra de Wilmer Ruperti podría traerle problemas con los Estados Unidos, pues el gobierno de ese país ha sometido al régimen venezolano a una gran presión económica y política, con el objetivo de darle fin.

Ayuda al antiguo chavismo

En el pasado, Hugo Chávez había prometido a China que para 2015 le vendería 1.000.000 de barriles de petróleo diarios. Sin embargo, por razones ampliamente conocidas y estudiadas esa promesa no se llevó a cabo del todo.

En esa ocasión también apareció Wilmer Ruperti, quien no solo le ayudó a Chávez a romper el paro petrolero en 2002 manteniendo en funcionamiento su compañía, sino que también abrió la ruta con China para exportarle al país asiático 400.000 barriles diarios en el año 2012.

Para ese momento Venezuela producía 3.000.000 de barriles de crudo, luego de un recorte por cuotas OPEP de 400.000 barriles diarios, y la industria petrolera venezolana todavía prometía.

Luego del fallecimiento de Chávez, a quien por cierto Wilmer Ruperti le regaló dos réplicas de las pistolas del libertador valoradas en ese entonces por 1.8 millones de dólares, el empresario había desaparecido un poco de la escena política venezolana, pues la administración chavista había cambiado completamente.

En el año 2016 PDVSA adjudicó un contrato a Maraoil Trading Inc, la empresa de Wilmer Ruperti, de 138 millones de dólares para remover una gran cantidad de coque de petróleo ubicado en uno de sus terminales.

No obstante, la desaparición de Wilmer Ruperti fue hasta que el régimen venezolano necesitó comprar un salvavidas y qué mejor rescatista que él mismo, quien al enviar los citados 150.000 barriles de combustible le da oxígeno al régimen de Maduro para evitar un posible estallido social por la escasez de gasolina.

Cabe destacar que en Venezuela actualmente no existe otro medio de transporte para bienes que el terrestre, razón por la cual la escasez de combustible podría generar la falta de otros bienes e insumos necesarios para los venezolanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.