@cincuentasticas | 10 cosas que podemos hacer para tomarnos un respiro, aunque sea sin vacaciones

Minin Arevalo Cincuentasticas

Por Minín Arévalo

No sé para ti, pero déjame decirte que la primera mitad del año 2020 es como si no hubiera existido para mí, porque es como si me hubiera quedado durmiendo una larga temporada, hibernando (me da gracia la gente que dice “invernando”) como los osos, pero en el calorón de Miami. 

Cinco meses encerrada en casa, yo que soy de salir todo el tiempo. En pijama día y noche, yo que soy de andar de punta en blanco, en cholas, a mí que me matan los tacones y así. Pero pese a ese descanso obligado que nos ha tocado vivir, uno necesita un respirito, unas vacaciones, un no hacer nada de verdad-verdad. Aunque más que no hacer, es no pensar en nada.

Entonces, para este verano totalmente anómalo en donde ir a la playa es estar a kilómetros de distancia de la gente dentro y fuera del agua, es peligroso andar en la calle buscando lo que no se nos ha perdido con el virus y en etapa de pleno cambio de la manera de la que estamos acostumbrados a vivir, me provocó hacer una listica de cosas que podemos hacer y te traigo estas ideas a ver qué tal. 

Vamos allá:


1. ¡Regálate un día de spa, pero en tu casa! Ponte tu bata y pantuflas, busca en tus cosas esa mascarilla para la piel que no te has puesto aún por falta de tiempo, úntate u baño de crema en el cabello y hazte los pies. Para que te sientas más a gustito, puedes usar tu tablet para poner música con sonidos del mar. ¡Relax total! 

2. ¡Vete a un parque! Hay algunos parques que están abiertos y si respetas la distancia social, podrías ir con una cestica con comidita rica. Un picnic con tu familia y un ratico de sol le viene bien a todo el mundo.

3. Viaja desde el sofá. ¡Ahora mismo, puedes recorrer tantos destinos virtualmente, como museos, famosos castillos en Europa y el Taj Mahal! Incluso, Zac Efron tiene una serie en Netflix que te hará ir a lugares increíbles. 

4. Haz Social Media Detox. Siiiiiiii, saca el correo electrónico del trabajo de tu teléfono celular, silencia las notificaciones de las redes sociales y limita las distracciones para que puedas descansar y relajarte.

5. Aprende una nueva habilidad. ¿Sabes eso que siempre quisiste aprender, pero nunca tuviste tiempo para hacerlo? ¡Hazlo ahora! Ya sea caligrafía, un nuevo idioma o pintura, aprovecha y toma un intensivo con eso.

6. Instala un cine en tu casa. Acuérdate cuando estabas chiquita y te encantaba ver comiquitas. Entonces, hazte un bowl de palomitas de maíz, busca una cobija vieja pero sabrosa y pon tu película infantil favorita.

7. Comienza a plantar y hazte un jardincito. Compra semillas de esas que venden hasta en el supermercado, o si te da flojera, compra maticas pequeñas y plántalas. Hablar con  las plantas, regarlas, organizarlas y darle forma a un rinconcito verde, además de hermoso es súper relajante. 

8. Hornea pan casero. Mi marido lo hace súper rico, pero a mí me provoca a veces también hacer mi propio pan. Y si no te da mucha nota, siempre puedes comprar los tubos de masa que ya vienen listos en la sección de nevera del supermercado. Los croissants quedan de perlas, por no hablarte de las brioches.

 9. Organiza una fiesta de baile por zoom con tus amigas. No es necesario tener una bola de discoteca para organizar un baile, ¡pero es una ventaja adicional si la tienes! Crea una lista de reproducción divertida de todas tus canciones favoritas, sube el volumen, invita a tu gente y baila en la mitad de la sala. 

10. Lee algo nuevo. Ha llegado el momento de leer tu libro olvidado. Sírvete un vino y disfruta de uno de los placeres más maravillosos de la vida: leer.

Si se te ocurre otra manera de pasar el verano y sentirte de vacaciones, cuéntamela. Me encantaría leerte en los comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.