ASÍ ES | Guillermo “Fantástico” González, en cinco líneas por sus amigos

Guillermo Fantastico González
Guillermo 'Fantástico' González, José Luis Rodríguez 'El Puma', y Carolina Pérez, esposa de 'El Puma'

Por Carlos Núñez García

Se fue uno de los grandes, adelantó su camino cuando nadie lo esperaba. Es obligatorio dedicarle una y mil columnas a un personaje que fue capaz de marcar una época en la historia en la televisión y en la conciencia de los venezolanos. Pero sobre todo marcó a sus amigos para siempre.

Hablar de Guillermo González, el “Fantástico”, el “Rolo e’ Vivo”, es hablar de la época dorada de nuestro país, porque todos nos sentíamos identificados y reflejados en esa manera tan alegre de ser, junto al gran respeto con que nos divertía en sus programas. 

Fue muy fácil para mí convocar a sus amigos, o parte de ellos, a escribirle “5 líneas” con el corazón en un sincero homenaje que quise elevar con ellos, para expresar el inmenso amor y cariño que ‘Guillermito’ fue capaz de cosechar a través de su exagerada manera de quererlos.

Comencemos con uno de sus mejores amigos con quien mantuvo una amistad por más de 50 años y que forma parte de ese mismo grupo de los grandes que identifican y representan a Venezuela en el mundo entero. Se trata de José Luis Rodríguez “El Puma”, cristiano convencido habla a su amigo así:

Todos los seres humanos tenemos defectos y virtudes. Particularmente me gusta recordar a la gente querida que se me va del cuerpo con sus virtudes, con lo bueno que me dejaron. ‘Guillermito’ fue algo muy especial para mucha gente que lo conocimos de cerca. El refrán dice que ‘no hay muerto malo ni novia fea’ pero aquí en este caso Guillermo González de verdad tenía muchas virtudes muchos atributos entre ellos: actor, productor, escritor, cineasta, empresario, animador, banquero, realmente las cualidades Carlos, ¡se perdían de vista!.  Pero lo más importante era su humor,  a nosotros nos gustaba estar cerca de El porqué siempre me hacía reír, con los mismos chistes  de siempre, contado por la misma persona pero siempre me hacía reír. 

Guillermito yo te recuerdo como mi hermano, mi amigo, con mucho cariño y con mucho bienestar en mi espíritu, espero que estés en la presencia de Dios. Era reacio a escuchar La Palabra y le decía siempre que el único conducto hacia el cielo es Cristo y espero en Dios que a último momento lo haya entendido. Gracias Carlos por haber compartido conmigo este pequeño pensamiento de una persona muy querida que simplemente dejó el cuerpo pero que sigue existiendo.”

Gracias a ti José Luis,  para nosotros eres también un ejemplo de lucha y tesón. Dios te siga bendiciendo con larga vida.

Desde México, un gran amigo y compañero de aquel “Viva la juventud” de Guillermo González, mi hermano de tantas tertulias. El gran actor y animador venezolano Henry Zakka, y me dice:

“Guillermo González….un hombre bueno, venezolano alegre, isleño cuando se encabronaba. El mejor animador porque entendió siempre la diferencia entre un presentador y el animador. Un hermano mayor en las buenas y en las malas. En los momentos duros estuvo a mi lado. Descansa un alegre. Descansa un buen tipo. Descansa un buen hijo. Descansa un buen padre. Descansa FANTÁSTICO.”

Ramoncito Barrios Sevillano, abogado y coronel retirado, maracucho y amigo de Guillermo. Lo llamé y enseguida me dijo lo siguiente:

“Guillermo fue un visionario, un hombre adelantado a su tiempo, sin duda. Tuvo la particularidad de ser un personaje querido que dejó huella en varias generaciones. Como a muchos, los últimos años lo llevaron lejos de la tierra que le dio tantos éxitos y a la que él le permitió vivir todos sus sueños. El tiempo va quedando atrás y hoy, cuando ya no volverá a sentarse con nosotros en el Abracci (Restaurant en Coral Gables), recordaremos con nostalgia las largas anécdotas y discusiones de libertad.”

Es verdad Ramoncito, muchas veces compartimos en ese sitio tan agradable, y de ahora en adelante se sentirá el vacío dejado por ‘Guillermito’, con sus sonrisa y alegría manifiesta siempre. Nunca lo vi molesto, salvo una vez por la discusión entre dos amigos y socios, donde por cierto no tenía nada que ver, pero le indignaba que una amistad se acabara por dinero. Gracias Ramón, me debes un café.

Un gran amigo del ‘Rolo e’ Vivo’, es otro icono del periodismo en Venezuela. Se trata de Napoleón Bravo, quien por cierto, le había hecho un especial en su canal digital el pasado 20 de junio, día en que ‘Guillermito’ estaba de cumpleaños, y me escribe lo siguiente:

“Guillermo González: el caballero, el solidario, el entretenedor, uno de los iconos de la Venezuela que recuerdo. Una vez en Junio, 2015 cuando te disfrutábamos en vida en un almuerzo inolvidable, como los que teníamos contigo te pregunté: ‘¿Para qué querer tanto dinero?’ Le pregunté a Guillermo, el inversionista: ‘Para ayudar a mis amigos a vivir, a sobrevivir una enfermedad. Si no tienes con quién disfrutar del dinero, ¿para qué sirve?’, me respondió.“ 

Saúl Campanella, otro asiduo al restaurant Abracci, empresario cartagenero-valenciano y director de la orquesta “Voces de Billos”, con bastante sentimiento se expresó así de Guillermo: 

“Guillermo González…Mi galán. ¡Rolo e’ vivo!

Difícil encontrar palabras adecuadas para expresar mis sentimientos a Guillo. Puedo decir que fue mi gran amigo y hermano en los tres últimos años de conocerlo. Alegría infinita y sobre todo, constante. Jamás triste. Celoso por la cordialidad entre los amigos. Anfitrión sin igual. Tuve la oportunidad de hacer negocios con él. Seriedad infinita. No hacía alarde de eso pero lo demostraba. Único “defecto”. Lanzabas las piedras cuando perdíamos jugando dominó ( risas). Siempre lo voy a extrañar y a querer. Prohibido olvidarlo.”

Gracias Saúl, muy bien descrito en tan poco espacio, ése era el personaje. Prohibido olvidarlo, estoy de acuerdo.

Mi hermano Juan Carlos Wessolosky compartió con Guillermo grandes momentos y sueños que según me asegura no se quedarán en el tintero, y me deja saber su homenaje así:

“Hablar de Guillermo sencillamente es hablar de alegría. Un hombre que vivía para ser y hacer feliz a los demás. Un actor, animador, productor y empresario exitoso que su mayor disfrute era poder dar empleo y ayudar a los demás. Su gran pasión era Venezuela y su mayor anhelo verla libre, de eso hablamos mucho. Guillermo firmaba parte de esa realeza de seres humanos que llegan y se van bendecidos por el amor de su gente, sus amigos y de todo un pueblo. Queda recordarlo como él hubiese querido, con una sonrisa aunque siempre lo extrañemos, como ya sucede.”

Ya sabe ‘Presi‘, que el sueño más anhelado de Guillermo era el de impulsar una campaña ciudadana y educativa en Venezuela con la llegada de la libertad. Tienes ese compromiso con su memoria. Gracias por estas líneas.

Hay un periodista muy querido por Guillermo, y fueron compañeros de trabajo por mucho tiempo, se trata de Eduardo Sapene quien expresa su opinión así del aquí homenajeado:

“Guillermito González fue uno de esos llamados “seres de luz” que cumplió intensamente con la misión que le fue asignada por nuestro creador, de hacer felices a quienes le rodearon. Nunca olvidaremos su contagiosa y franca sonrisa, su desbordante sentido del humor, su generosidad con el prójimo, su don de gente y su consecuente amistad con sus compañeros de profesión. Gracias por tanto, mi ¡fantástico amigo!”

Eso que dices Eduardo es una buena definición de Guillermito, un ser de luz, de amistad y solidaridad. Y nadie del común lo sabía, porque no lo pregonaba, solo ayudaba calladamente. Un abrazo Eduardo, saludos por la casa.

Edith Ruiz, quizás la  mejor amiga de Guillermo, junto a Rosario Prieto y Carmen Victoria Pérez. Son amigos desde la época en que estudiaban arquitectura, imagínense eso. Con mucho sentimiento sincero me comenta: 

“A Guillermo “Fantástico” González hay que recordarlo con alegría, con esa sonrisa, con esos chistes a veces muy malos, pero chistes  al fin y ver toda su obra que dejó en la televisión venezolana. Marcó huellas con sus célebres ‘CUANTO VALE EL SHOW’, ‘EL SHOW DE FANTÁSTICO’, ‘VIVA LA JUVENTUD’ y todo lo que inventaba, su teatro, ¡todo! Pero en lo personal tengo que agradecerle que me haya abierto su corazón, su amistad sincera por más de 40 años, porque compartimos muchos momentos buenos y malos; y siempre estaba  Guillermo allí para tenderle la mano no solamente a Edith, sino a todos sus amigos. Dejó sembrada su luz en Venezuela y lo ha demostrado en estos días, desde que se apagaron sus ojos, su luz sigue brillando en Venezuela. Nos queda la satisfacción de haber tenido a un gran amigo, a un gran hermano, lo único que lamentablemente no predijo fue su despedida, porque esa sólo la decide Dios, pero gracias, gracias a todos por este reconocimiento, gracias por darme la oportunidad de manifestarlo y de decirles que se nos fue un gran hombre, pero nos dejó una gran obra. ¡Que en paz descanse mi querido hermano Guillermo “Fantástico” González!

Mirtha Pérez, la voz de oro de Venezuela, esa gran artista no podía faltar en este pequeño pero muy sentido homenaje y me dice así de Guillermo:

“Guillermo González para mí significa un ser humano maravilloso, con una alegría y un entusiasmo… Ese sentimiento lo sentía cada vez que estaba cerca de Él de alguna manera. Recordarlo es pensar en alegría, en entusiasmo, en generosidad, en bondad, en buen compañero, en gran amigo. Sus amigos eran sus amigos de toda la vida, un ser que jamás será olvidado y siempre será recordado su espacio físico en este planeta.”

Y el primer actor,  mi gran amigo, un gran luchador como lo es Eduardo Serrano le pedí que me expresara su sentimiento hacia su amigo y sin dudarlo me dijo:

“Guillermo González fue un símbolo para la televisión Venezolana. Guillermo González fue un gran amigo, un excelente compañero, un magnífico profesional y un ser humano muy especial, bondadoso, caritativo, una gran persona y me siento orgulloso de haber sido parte de su grupo de amigos. ¡Descansa en paz querido Guillermo!“

Gracias a Mirtha y a Eduardo, siempre tan atentos conmigo. El lunes nos vemos en tu programa donde hablaremos de todo el mundo menos de nosotros, como decía Eusebio. Un abrazo

Hay dos personajes que fueron amigos desde siempre de Guillermo González, y esa amistad fue convertida en hermandad por estar estos últimos años fuera de la patria, en España donde murió. Coincidieron muchas veces. Se trata de mi tocayo Carlos Tablante, gobernador, diputado y ministro, pero por encima de todo un gran amigo, y el alcalde Antonio Ledezma, ese gran líder en el que tenemos grandes esperanzas para la Venezuela del futuro, aquí sus palabras:

Carlos Tablante: 

“A  Guillermito “Fantástico” González debemos recordarlo siempre con alegría, jamás debemos asociar su nombre a la tristeza, siempre llegaba contento, con optimismo, innovando, con creatividad, siempre con esa vitalidad, con esa fuerza de echar hacia adelante, un hombre lleno de ese espíritu fantástico, esa grandeza para transmitir afecto, para transmitir amistad, para poder generar en cualquier ambiente, incluso en un ambiente difícil de trabajo siempre con la sonrisa, la mayor cordialidad, para con esa empatía, con esa simpatía innata poder sembrar de optimismo incluso las zonas más áridas del ser humano, de manera que yo diría, que de Él los mejores recuerdos siempre. Recuerdo cuando me correspondió en mi condición de gobernador del Estado Aragua, imponerle la máxima condecoración de nuestro Estado, ‘El Samán de Aragua’ en Primera Clase, a un hombre de trabajo, promoviendo el talento entre nuestros jóvenes a través de los espacios televisivos de concursos,  de conocimiento, para promover el aprendizaje, para que la pantalla chica también se convirtiera en un aula. Mis mejores recuerdos de nuestro Guillermito “Fantástico” González, desde la  alegría, siempre con optimismo.”

Antonio Ledezma 

“Guillermo González era realmente fantástico. No se trata de una ficción, no se trata de un término simplemente artístico que surgió en un escenario televisado. Era fantástico por su talento, por su capacidad de renovarse y mantenerse vigente, por su inteligencia, no solo para lograr posiciones estelares en la televisión y la radio, en el teatro a base de talento, esfuerzo de trabajo. Era un gran emprendedor, pero sobre todo tenía de la cabeza a los pies, un humor fino, un humor con una gran capacidad de manejar todo tipo de público y siempre inducir a la gente a la alegría, la esperanza y a la fe. Tuve el honor de ser su amigo, y su hija Guillermina me dio el honor de hacer la oración fúnebre el día que lo despedimos el pasado 30 de junio aquí en Madrid. La primera persona en el exilio que me dio un abrazo solidario fue Guillermo González. El no ha muerto. Va a seguir vivo en el corazón de todos los venezolanos porque por algo se llamaba Guillermo “Fantástico” González.

Ese era Guillermo “Fantástico”  González, gracia, humor y mucha esperanza. El sueño de ver a Venezuela libre no se logró, pero estoy seguro que muy pronto Venezuela va a homenajearlo alcanzando el sol de la libertad. ¡Que Dios bendiga a Guillermo González!”

Siempre agradeceré el haber contribuido con este homenaje a personas como Antonio Ledezma y Carlos Tablante, porque se separan de su actividad política diaria, para hablar de una persona a la que le profesan tanta amistad y cariño. Es que ‘Guillermito’ era de todos los escenarios, porque le sobraba inteligencia para cumplir a cabalidad con cualquiera de los compromisos que tuviera enfrente. Con ambos tuve la oportunidad de compartir en Caracas, Maracay y en Bejuma en aquellas épocas de la política sana donde cada quien respetaba el pensamiento del otro aunque difirieras. Por cierto Carlos nunca te agradecí, entre otras cosas, que me prestaras tu placa oficial del Congreso (D013) para que la usara en el día de parada, cuando estudiaba en Caracas, me salvaste muchos miércoles. Un abrazo a ambos.

Los mejores amigos aquí en Miami de Guillermo Gonzalez fueron sin duda, Pancho Tosta y Oswaldo Muñoz. Por ellos tuvimos la suerte de conocer a Guillermo, compartir y aprender hasta de sus chistes. A ambos quise tenerlos, pero Pancho se le quebró la voz y me pidió que lo disculpara y lo entiendo, a un hermano que se va hay que llorarlo. Un abrazo Pancho.

Llamé a Oswaldo quien me ayudó muchísimo con algunos de los entrevistados, y le dije: Oswaldo háblame de Guillermo Gonzalez: 

“Bueno, imagínate, qué fácil es hablar de Guillermo González. Quizás para los amigos resulta muy sencillo, muy fácil, porque Guillermo fue un amigo espléndido, un padre ejemplar, un empresario excepcional, un artista integral, pero por sobre todas las cosas, Guillermo supo conjugar el espectáculo, la fama, el nombre, el prestigio, con una brillante carrera como empresario. Yo diría que han habido dos grandes hombres  del mundo del espectáculo o de la televisión que han sido exitosos en los dos: Renny Ottolina y Guillermo González. Fue un hombre espléndido, las cosas de Guillermo eran de sus amigos, no podía enterarse de la necesidad de alguno de ellos, fuese quien fuese, porque ahí estaba presente y en definitiva, Carlos, como lo he dicho en otras oportunidades, todos quisiéramos tener un amigo como Guillermo González, pero voy más allá, todos quisiéramos que todos nuestros amigos fueran como ‘Guillermito’ González. Tuve la dicha, el honor, el placer, no sé qué más decir, que estos últimos cuatro años de Guillermo los compartimos mucho, mucho, tanto en Miami como en Madrid, incluso mucho más en Madrid, donde casi a diario compartíamos una comida, un trago, un café, una conversación y hasta el apartamento. Eso nos compenetró mucho, e hizo que el cariño, el afecto, la admiración por Guillermo aumentara cada día y fuera transparente como siempre. Pudiera decir miles de cosas de Guillermo, pero la simplifico en una frase: un extraordinario ser humano que ha dejado un legado no solo para la televisión, sino para nosotros sus amigos, y para el país entero que lo quiso, lo admiró, lo respetó y lo asumió como uno de sus grandes hijos.”

Sin comentarios Oswaldo, que más se puede decir. Solo Gracias por la ayuda, por ser mi amigo, pero sobre todo por permitirme conocer y compartir con Guillermo González, ese  ser humano excepcional al cual resumo en tres palabras: alegría, optimismo y solidaridad.

Quiero finalmente comentar una de las tantas anécdotas de ‘Guillermito’, contada por él mismo después de unos cuantos escoceses en Abracci: “Una vez, creo que la número 3.000 que fui a ver un concierto de mi hermano ‘El Puma’, al salir para molestarlo le dije: ‘¡Carajo José Luis cuándo vas a cambiar el repertorio? ‘El Pavo Real’ y siempre termino bailando ‘Agárrense de las manos’ y el Rolo e’ Vivo me respondió: ‘¡No me jodas Guillermito’, yo llevo 40 años escuchándote los mismos chistes y siempre me haces reír! Así que estamos en paz”. Y en Paz queremos que descanses y que hagas reír de nuevo a tanta gente amiga que se te adelantó en ese viaje. 

Gracias a todos por permitirme hacerle este homenaje a uno de mis ídolos, un amigo inmortal. ¡Hasta la vista rolo e’ vivo!

PD: terminando de escribir me llega la triste noticia de la muerte del gran actor y cantante Daniel Alvarado, otro más que se fue… Paz a sus restos.

Deja un comentario