Bernardo Jurado | Erecciones ateas

Nicolás Maduro Guerra
Nicolás Maduro Guerra 'Nicolasito'

Por favor, no seamos arrogantes que todos hemos tenido algún mal encuentro sexual, pero en el caso de Nicolás Maduro cuando concibió a ‘Nicolasito’, su hijo, ya no es un mal encuentro, sino un accidente insalvable y de él quiero hablarles

Sí, me temo que todas las erecciones sin excepción son pecadoras, ateas, lujuriosas, son hasta malignas, de fijación psicológica, de encanto por la falta, de sabrosura, que anula algunos sentidos y afina otros.

Hablando de algunos sentidos anulados, podríamos asegurar por las evidencias incontrovertibles, que el generalato venezolano en estos momentos tiene “el sentido común” castrado, poseído por una suerte de inactividad y no exagero, esto está ocurriendo con la dignidad de estos comprados, son como una suerte de meretrices pero feas, con quien se puede negociar el favor, el intercambio de fluidos, también se pueden negociar algunas posiciones eróticas que puedan satisfacer  las erecciones ateas del cliente.

Por favor, no seamos arrogantes que todos hemos tenido algún mal encuentro sexual, pero en el caso de Nicolás Maduro cuando concibió a ‘Nicolasito’, su hijo, ya no es un mal encuentro, sino un accidente insalvable y de él quiero hablarles y de las erecciones ateas de los generales, a quienes se le salen las babas cuando lo ven y nadie tiene la más mínima sospecha de sus falencias intelectuales, nadie sospecha de sus debilidades académicas, porque es un buen hijo de su padre, pero a lo que vamos, que ya basta de lujuria y sexo y esto es lo que reporta el Diario las Américas: “La presencia del hijo de Nicolás Maduro, Nicolás Maduro Guerra, en una reunión de la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI) del estado Carabobo en la que se abordó el surtido de gasolina en el país no tuvo buena acogida por los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en particular porque «Nicolasito», como es conocido el hijo del dictador, ocupó el puesto central del encuentro”.

Yo no lo creo, porque si no les hubiese gustado, si acaso se sintieron ofendidos, agredidos, o peor aún, penetrados, pues se levantan y se retiran, esa es la manera de actuar, pero no fue así, se lo calaron con sus tontos chistes y todo, porque ‘Nicolasito’, ante la ausencia de gente de confianza de su Padre, quien está solo, pues, ahora nombra cargos, toma decisiones y quita o pone generales.

Esta semana tuve la grata oportunidad de ser entrevistado por la periodista Cary Roque, quien me preguntó sobre una nota de prensa que hicieron a un Coronel de la Fuerza Aérea Venezolana, quien para variar no quiso identificarse y el individuo lloraba porque la caja CLAP, venía un poco escueta, que el trato en el IPSFA que es el instituto de previsión social era irrespetuoso y seguía la letanía, hasta que tuve que poner el coto: ese Coronel llorón, formó parte de la gerencia media alta de la organización, observó en silencio la destrucción de la Fuerza Armada, también con su silencio permitió que se violaran los derechos de todos y ahora reclama, pero pide no ser identificado, como si la bolsa CLAP la sufriéramos los demás y ¿saben por qué soy tan duro con esa actitud?, porque yo estuve en esas filas y me negué a hacerlo, no por valiente, no por arriesgado, no por ser un guapetón de barrios, sino porque los derechos no se lloran ni se ruegan.

Sí, todas las erecciones son ateas y a estos, ‘Nicolasito’ les ha dado un poco de sus pecados.

Bernardo Jurado es el autor de “La fragancia de la rebelión” y ocho libros más, todos a la venta en Amazon y las más prestigiosas librerías de Miami y el mundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.