@cincuentasticas | Nunca es tarde para tener buenos hábitos

Minin Arevalo Cincuentasticas

Tener 50 es una excelente oportunidad para comenzar a cambiar. A los 20 todavía estás explorando, a los 30 estás demasiado ocupada cuidando a los niños o a tu carrera y a los 40 empiezas a entender -y mira que cuesta- que ya no serás nunca la misma y que vas, rumbo seguro y en bajada al «ombligo» de la vida.

Entonces, si estás como yo y ya llegaste al medio cupón, practica estos hábitos que son necesarios y clave a los 50.

Si no te hacen ultra próspera, al menos, te ayudará a llevar bien el camino al éxito:

  1. Levántate temprano: la modorra no es buena compañía y al que madruga Dios lo ayuda. Eso es una verdad inmensa. Más temprano estás más fresco y con las ideas listas para brotar a borbotones de tu cerebro. Además, tendrás más tiempo para ponerlas en práctica. Epa, además que cuando eres un cincuentón, seis horas bien dormidas bastan.

2. Medita o Reza: según tus creencias, pero tómate al menos 10 minutos para hablar con tu ser superior, hacer una contemplación o meditar según la manera que hayas aprendido a hacerlo. Si no te sabes ninguna, hay montones de apps y sites en donde puedes conseguir meditaciones desde zen, budistas, metafísicas y demás. Yo tomo justo eso, 10 y lo hago cuando salgo de mi casa y emprendo el camino al trabajo. Solita y con el radio apagado, es perfecto para conectarte. Rezar, orar, pedir o meditar es importantísimo para alcanzar tus metas, porque no hay nada mejor que sentir que algo superior está en tu ayuda y viene a apoyarte cuando más lo necesitas.

3. Merienda: Pocas cosas lo ponen a uno de peor humor que tener hambre y pocas cosas hacen que el cuerpo se abulte sobre todo en el “ecuador” que esperar cinco horas o más entre una comida y otra. Si trabajas en la calle, como yo, prepara tu lonchera y mete por lo menos tres meriendas. Comer un poquito cada 2,5 horas o 3 horas es ideal para que el metabolismo no se “achinchorre” y trabaje como es debido. Además, estar satisfecho siempre da felicidad.

4. Ten amigos: nada mejor que un grupo de Whatsaap o una tarde de vinos para ponerse al día con tus amigos. Si son los de siempre es un éxito, pero disfruta de los nuevos. En cualquier parte hay un cincuentón o cincuentona cargado de buenas historias para compartir.

5. Haz cosas: El peor enemigo de la mente y, por qué no, del espíritu es el ocio. Pasar horas con el teléfono en la mano hurgando en las redes sociales, acostada en tu cama viendo televisión o simplemente vagueando, va creando un espiral de inacción mental y de flojera del que te costará muchísimo salir. Además, una de las cosas con las que un cincuentón puede alardear es con buenos temas de conversación y te juro que los chismes no son uno de ellos.

Si quieres ahondar en estos temas, o en cualquier otro que sea de interés de una cincuentona como nosotras, te invito a leerme todas las semanas, visitar mi sitio web www.cincuentasticas.club o a seguirme en Instagram por @cincuentasticas.

Me encantaría leerte y saber de ti.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.