Cine para llevar | En Netflix: Amor y anarquía (2020)

Amor y anarquía

He leído que la serie sueca Amor y anarquía (Netflix/2020) es una comedia romántica, creo que quién lo escribió está en un error. En todo caso si hay un romance, es el que tiene la protagonista consigo misma. El amor propio, el respeto por uno mismo, parece una cuestión de todos los días, una emoción de fácil acceso para la mayoría de la gente. Sin embargo, no es verdad, por el contrario, son muchos los que dudan de sí mismos, los que se tratan como sus peores enemigos, los que tienen miedo de mostrarse tal como son.

La serie sueca explora esta temática en ocho capítulos cortos e intensos. Episodios donde vas a encontrar circunstancias poco ortodoxas sobre todo tomando en cuenta que Suecia en nada se parece a los países latinoamericanos. 

Los suecos no tienen penurias económicas, ni problemas de servicios públicos, tampoco andan pendientes de revueltas políticas o de cambiar de presidente cada mes. Suecia ocupa el lugar número siete según el ranking de las Naciones Unidas de países más felices del mundo, claramente allá los problemas son diferentes.

La serie es un espejo de esa realidad, de cómo después de cubrir las necesidades básicas el ser humano tiene tiempo para plantearse las grandes preguntas que irónicamente necesitan una respuesta todos los días. ¿Quién eres tú? ¿Qué quieres de la vida? Si se te hace imposible responder esas dos interrogantes, obviamente no estarás siendo muy feliz. El sentido de la vida genera felicidad. No saber quién eres o para qué estás en este mundo propicia conflictos.

En la serie, la protagonista, interpretada por Ida Engvoll, sin darse cuenta comienza a percibir que su mundo no es tan suyo como siempre  había creído. Poco a poco y sin proponérselo  recuerda una época en que su existencia estaba comenzando y esperaba un destino diferente. 

Un destino que nunca llegó. Ha pasado el tiempo y ya no conoce las razones de sus elecciones.

En la actualidad, es una mujer de más de cuarenta, con dos niños y un esposo, que se replantea las  desiciones que ha tomado a partir del encuentro con otros que están en una búsqueda similar.

«Sé quién eres» decía la escritora venezolana Teresa de la Parra. Esa frase es el motivo de los ocho capítulos de esta serie que cuenta por demás con actuaciones relevantes y escenarios agradables, idílicos, de ese país nórdico.

Aquí el amor romántico es solamente una excusa para hacer otro tipo de planteamientos. Muchas veces pasa que para contar algo se recurre a elementos mucho más fáciles de reconocer por el público.  En la novela de Mario Benedetti, La tregua, sucede algo similar. Se habla de amor para crear un nexo con el lector, no obstante, una relación en una historia puede significar muchas otras cosas. 

Algo parecido sucede en Amor y anarquía, el romance esconde la verdadera esencia de la serie donde la anarquía es el camino para descubrir quién eres de verdad.

Luisa Ugueto Liendo

@luisauguetol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.