Cine para llevar | En Netflix: Élite (2020) Adictiva

En Netflix: Elite (2020) Adictiva

Por Luisa Ugueto

Si hay algo fascinante en Élite, es que puede que sea la primera serie sobre adolescentes en años, que cuenta historias de personajes que van más allá de estereotipos. A diferencia de otras, cuando la estás viendo, sientes que sus protagonistas son gente real. En ninguna de sus temporadas asistimos a la vida de adolescentes genéricos agazapados detrás de un cliché. Aquí la rubia tonta, la inteligente aburrida, el mejor amigo gracioso, el chico malo o la niña buena no existen. Aquí descubrimos a Marina, Guzmán, Lu, Nadia, Carla, Samuel, Christian, Polo, Rebeca, Cayetana, Omar, Ander y el resto de los personajes que forman parte de sus tres temporadas. 

La forma de ser de cada uno, aunque en un principio puede parecer insulsa o poco creíble, con el desarrollo de los capítulos va tomando forma y su carácter se vuelve más cercano. Este elemento es lo que más engancha de esta serie que nos permite descubrir la intimidad de un grupo humano que puede que se asemeje mucho al que tienes cerca, más allá de tu edad o clase social.

En Élite se muestra la vida de lujos de unos niños de “buena familia” y de otros que por circunstancias del destino deben convivir con una realidad muy distinta a la propia. No obstante, esta historia sobre ricos y pobres, es solamente una excusa para develar la naturaleza humana y sus desequilibrios. Aquellos que pueden llevarnos a vivir circunstancias absurdas, peligrosas e innecesarias. 

Élite es fundamentalmente una historia sobre todo lo que se podría evitar si fuésemos más sinceros con nosotros mismos. Pobres o ricos a los seres humanos les encanta la mentira, las superficialidades y las apariencias. Después de todo simular es mucho más fácil que ser. 

La serie en sus tres temporadas usa un recurso que te mantiene concentrado: un misterio por resolver en el primer capítulo. Después se dedica a ir y venir en el tiempo para que podamos entender cómo los personajes llegaron hasta ese momento.

El relato en retrospectiva y sobre todo el universo emocional que nos dejan ver de los personajes nos permite conectar con sus motivaciones. Vas a saber las razones de sus comportamientos y eso es clave a la hora de desear conocer cada vez más de la historia. 

La serie creada por Carlos Montero y Darío Madrona maneja muy bien los elementos del suspenso y la tensión. En combinación con las escenas dramáticas le da a la trama el impacto necesario para hacerte adicto a ella. No puedes dejar de ver Élite una vez has comenzado, genera interés y sobre todo empatía con los personajes. Un sentimiento muy importante a la hora de identificarte o no con las historias de la pantalla.

 “Tenemos 16 años, si no nos perdemos ahora ¿cuándo vamos a hacerlo? Tenemos toda la vida para volver a encontrarnos,” dice Marina a Nadia en una escena de la primera temporada. Una frase que resume la esencia de la serie: los personajes viven buscando el todo aunque se queden sin nada. Quizás esa avidez es lo que te engancha como espectador tengas quince, veinte, treinta o cuarenta años. 

Buenas actuaciones, mejor edición y fotografía. Totalmente recomendada si te gustan las fábulas para adultos.

Deja un comentario