Háblame de tu libro | El Millonario de la Puerta de Al Lado

Háblame de tu libro | El Millonario de la Puerta de Al Lado

Y en el cajero automático en el banco de Brickell Avenue, me detuvo. Debo confesar que era bonita, como producida para la televisión. Sus labios con silicona, unas tetas protuberantes y que rompían toda teoría física y un trasero que pude ver de reojo, pues, de dudosa procedencia

Me preguntó a quemarropa sobre cómo saldríamos de este flagelo del socialismo y como comprenderán no había mucho tiempo, eran las 10 de la mañana y tenía que irme al canal de televisión donde trabajaba y se lo hice saber y ella, decidió acompañarme a mi vehículo.

Siempre he pensado que un carro es como un bolígrafo plástico, aunque lo mantenemos, pues es un artefacto que debe servirnos y al no hacerlo con seguridad, debe ser cambiado.

– ¿Y es este su carro?, me preguntó con un dejo de desilusión.

-Sí, ¿por qué?

-Yo pensé que usted manejaba al menos un Mercedes Benz.

Estimados lectores, como pueden inferir y tratando de ser una persona decente, me monté en mi vehículo Toyota Corolla del año, que tiene todos los jugueticos y me fui, dejando a la culona con sus expectativas hechas jirones, porque ya no tengo nada que demostrar.

‘El millonario de la puerta de al lado’ fue el libro que he leído esta semana y que me demuestra que voy por buen camino en ese sentido. Escrito por Thomas J. Stanley y William D. Danko, habla descarnadamente de los verdaderos secretos y comportamiento de los verdaderos millonarios en los Estados Unidos y se los recomiendo ampliamente y he subrayado algo que ahora les regalo: ‘Un verdadero millonario no busca un estilo de vida lujoso ni de alto consumo, sino que más bien trabajan para hacerse de activos y bienes que les permitan incrementar su ganancia y tener mayor estabilidad. Sin importar cual sea su ingreso, su mentalidad siempre estará dirigida al buen manejo de sus ingresos’

Y continúan los autores aplaudiendo el estilo de vida de algunos millonarios quienes como yo, manejan carros normales, viven en casas normales y viven de manera normal, porque el millonario de la puerta de al lado no se siente, es un buen vecino de la vida y nos dan otra regla que cae como anillo al dedo: ‘No gastes tu dinero en lujos sin sentido y procura respetar tu presupuesto, de manera que puedas incrementar tus ahorros’.

El mensaje es para la compatriota del silicón: en el estudio de estos autores, se determinó que un cuarto de los millonarios encuestados no  había comprado un auto nuevo en los últimos cuatro años, por lo tanto, menos de los sujetos encuestados poseen un coche nuevo. El resto de los millonarios entrevistados indicaron que su coche era de segunda mano.

Pues amigos, los resultados de este estudio desmitifica la idea que los millonarios conducen automóviles último modelo, llenos de lujo.

Recuerden que el éxito se estudia como la matemática, la física o la biología. El que deja de aprender comienza a morir, por ello les recomiendo esta obra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.