Háblame de tu libro | Las hijas del capitán

Háblame de tu libro | Las hijas del capitán
Y me dijo: quiero escribir una novela a lo que yo contesté: ¿estás lista para correr los cuarenta y dos kilómetros del maratón? No, tengo que entrenar, me contestó

Por Bernardo Jurado

Si nunca has escrito, por ende nunca publicaste nada. ¿Qué te hace pensar que estás lista para abordar lo que a mi juicio es la reina de la literatura? ¿Crees que realmente es fácil escribir y cautivar desde el silencio de las letras y subir el volumen de las mentes y el ruido de la  imaginación de tus lectores? Pienso con todo respeto, que es una amable arrogancia, pero yo no soy un editor que corta iniciativas, al contrario, soy un escritor respetuoso pero competitivo y si deseas publicar debes contestar algunas preguntas: ¿actualmente qué estás leyendo?. Pues nada porque estoy ocupada.

Entonces ataqué con todas mis fuerzas para hablarle de Hemingway y su truco de frases cortas pero explosivas, de Benedetti y su fino humor lleno de sabiduría, de Borges y sus cuentos; más reciente a un Leonardo Padura y su serie policiaca siempre escrito en Mantilla, de Armando Caicedo y su inagotable imaginación y me interrumpió: ¿y usted qué está leyendo? Y contesté sin pensarlo: Leo a María Dueñas y su excepcional obra “Las hijas del Capitán”.

¿Y de sus escritores, me refiero a los de su editorial hay buenos novelistas? Sí, tengo a uno que no es bueno, es eximio, descollante, luminoso, inagotable, escribe como los dioses, supera a cualquiera y se llama German Rodríguez y vive en Galicia, pero no te puedes imaginar lo que te digo, debes leerlo, debes masticarlo y bañarte en sus aguas para que realmente sepas cómo debe hacerse una novela, pero también debes leer a todos los anteriores en todas sus obras y aseguro que estamos cortos para escribir una novela.

Entonces atacó con una saeta envenenada: ¿y usted ha escrito alguna? Y decidí no contestar por cuanto me di cuenta que jamás me había leído pero se sentó con algo que debe tener un escritor, cierta arrogancia y valentía

María Dueñas nos narra la historia de tres hermanas que llegan en barco desde España a New York y comienzan esa encantadora travesía de ser emigrantes, una travesía que requiere precisamente lo que ella tiene: ¡arrogancia y valentía! Para poder sortear todos los escollos que la vida nos pone cuando la comenzamos de nuevo. El Capitán era un restaurante de tercera categoría que heredaron de su padre fallecido en los muelles a consecuencia de la caída de una grúa; y quedaba en la catorce calle en el corazón de “Little Spain”.

Las tres hermanas tenían algo en común: una fe irrefrenable en tener éxito y describe la obra una serie de detalles fascinantes que me han hecho reflexionar sobre mi propia inmigración, aventura a veces agria, pero que requiere arrojo, aventuras épicas y con frecuencia inciertas en que se convierte cambiarlo todo, hasta las más memorables costumbres, metabolizarse en una cultura e idioma diferente.

Ciertamente, ¡la novela es la reina de la literatura!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.