Háblame de tu libro | Un sentido de propósito

Podemos recordar a aquel periodista tonto que le preguntó a Renny Ottolina en la radio, cuando este último se lanzaba para presidente, ¿qué haría con ese motorizado humilde que se comía la luz del semáforo para poder llegar a tiempo a su trabajo? A lo que Renny contestó palabras más o menos: «¿Es que acaso el ser humilde lo autoriza para violar la ley?, pues a ese no lo quiero entre mis votantes a ese se lo doy a los demás partidos»

Por Bernardo Jurado

No todos los musulmanes son terroristas, pero la gran mayoría de los terroristas son musulmanes. Si acaso un católico pusiera una bomba en nombre de lo que él crea y que tenga que ver con la fe, lo menos que debe pasar es un pronunciamiento del Clero y excomulgar al tonto.

Lo que ha pasado en el Capitolio de los Estados Unidos no tiene sentido de propósito. Personas supuestamente apoyando al presidente Trump han entrado por la fuerza y entiendo que para este momento ya van cuatro personas que han perdido su vida sin ningún propósito, por otro lado, el tibio mensaje del Presidente vía Twitter invitando a la paz y a obedecer la ley me parece que tampoco tiene propósito porque aquí el que viole la ley, se le hace cumplir a la fuerza, no invitándolo.

He visto el video de la primera fallecida que se encaramaba en una ventana, ya dentro del edificio y recibió un disparo entre el cuello y la mandíbula y me pregunto: ¿y que esperaba la señorita, que le dieran la más cordial bienvenida?

En este país del cual soy ciudadano, existe un marcado equilibrio de poderes y nadie está por encima de la ley y confieso que simpatizo más con los republicanos que con los demócratas, perdón, déjenme corregir, simpatizo, comparto, defiendo los valores democráticos más allá de los partidos políticos y mucho más allá de Biden y Trump a quienes me temo no nos merecemos cuando les comparamos con Roosevelt, Truman, Eisenhower, por supuesto Kennedy, Reagan o el mismo Nixon quien tuvo la valentía de renunciar por el caso «Watergate«.

El caso del polvo de Clinton es otra materia, yo vivía aquí cuando eso y pudimos ver cómo el presidente mentía y me temo que yo lo hubiese hecho igual, pero es que yo no soy presidente y por no serlo, tampoco hubiese podido tener intercambios de fluidos con la pasante en la oficina oval y eso cambia las cosas.

Queridos lectores yo seguiré confiando en el sistema pese a Trump y a Biden y aquí se impondrá, más pronto que tarde, la ley y el orden por los cuales he votado en las elecciones. Ninguno de los dos candidatos merece la ruptura, nadie está por encima de la democracia, nadie puede instalar la duda en el sistema, venga de donde venga y el equilibrio se impondrá porque sino, la vida de esta gran nación, del ejemplo de la democracia y la libertad, habrá perdido absolutamente el sentido de propósito.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.