Háblame de tu libro | Vivir para el epitafio

Bernardo Jurado

Por Bernardo Jurado

Nadie pondría en la tumba del presidente Harry Truman que fue el que ordenó las bombas de Hiroshima y Nagasaki que desde mi punto de vista salvaron o mejor aún, ahorraron el sacrificio de muchas vidas, no, no pondrían eso

Cuando entregó su presidencia, un periodista se le acercó para preguntarle que si no hubiese sido presidente ¿Qué hubiese sido? Y contestó sin empaches: ‘Hubiese sido el pianista de un burdel’, de manera que yo hubiese puesto en su epitafio: Harry Truman el verdadero pianista del burdel.

El caso de Mario Moreno Cantinflas es muy bueno, en su epitafio reza: ‘Parece que se ha ido, pero no’.

Nadie pondrá en su epitafio que usted se graduó de doctor, también hizo dos maestrías y escribió cinco libros, porque eso no le define, ¿se ha dado cuenta? Los epitafios son un verdadero termómetro de cómo se le define, de acuerdo con la vida que vivió y cómo la vivió, pero lo más interesante es que eso a la vez no es usted, porque sus seres queridos son los que redactarán el epitafio, y esa es una información sesgada e irreal. Nadie pondrá en su epitafio: ‘Fue un hijo de la gran puta, asesino y ladrón’ de manera que debemos remitirnos al epitafio de Enrique Jardiel Ponceda quien fue un escritor y dramaturgo español que llevó el humor al más alto nivel de inteligencia y pulcritud, cuya tumba dice lo siguiente: ‘Si buscáis los máximos elogios, moríos’.

¿Han pensado alguna vez en el día de su muerte? Pues, apúrense, porque ese día llegará y además siempre será pronto. Por mi parte, sugiero que el mío sea parecido al de Billy Wilder quien fue un guionista y escritor norteamericano: ‘Soy escritor, pero nadie es perfecto’ y hay uno que me gusta, no para mí sino para cualquiera de mis amigos actores y es el de Molliere quien fue una de las más grandes figuras del arte universal: «Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien.», ¿no les parece genial y burlesco hacia una de las circunstancias más serias de la vida, la cual es la muerte?

En la tumba de Sir Winston Churchill, debería decir: Aquí yace el verdadero protagonista de la Segunda Guerra Mundial.

Estimados lectores, ayer 16 de enero del 2021, tiempo de pandemia, como se le agregaba en el medioevo, cumplí un año menos de vida ¿Qué les parece?, nos han enseñado que es un año más, pero no, nada saben de matemáticas, es uno menos y eso hace la diferencia, al menos para mí, de manera que vayan pensando en mi epitafio porque cada vez queda menos tiempo para vivir y beber, cada vez queda menos tiempo para el sexo, la lujuria y también la oración y el recogimiento, cada vez esta fiesta se hace más divertida pero en poco amanecerá y tendremos que irnos, pero debe ser con la sonrisa de quien estuvo jodiendo mucho y bien, de ese quien bailó hasta con la fea, cada vez queda menos tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.