Háblame de tu libro | ¿Y mis derechos humanos?

Háblame de tu libro | ¿Y mis derechos humanos?

Era el comienzo del milenio y había ido a Barquisimeto a unas tierras de la familia en esa bendita ciudad, me tomé todos los tragos que pude disfrutando el monólogo de mi padre, que era, sin temor a equivocarme, más divertido que ir a Disney World, su oceánica cultura subyugaba, en cada palabra conocía cosas nuevas, cosas impensadas, culturas inexploradas, letras desconocidas. Nos acostamos a las tres de la madrugada y ‘BJ’ que era el nombre de la granja, poseía una habitación para cada uno, era como un amable y familiar hotel.

A las siete de la mañana me levanté y pedí al Señor Luis un jugo de las naranjas de la siembra, tomé la manguera, la abrí y comencé a regar las flores multicolores de la jardinera al lado de la habitación de papá, frente a la reja que daba a la calle, cuando se me aproximaron dos testigos de Jehová: hermano, me dijo uno y yo le contesté: «Yo no soy tu hermano, ubícate. Te recomiendo que te retires, yo soy católico y no voy a dejar de serlo, pero si insistes te voy a asesinar a sangre fría, ¿entendiste?»

En otra oportunidad aquí en Miami en el restaurant Spagettino, estaba sentado en la terraza cenando con una dama que no deseo recordar y en la mesa de al lado se sentaron un par de musulmanes, la dama estaba ataviada con burka, toda tapada de negro. Llamé al camarero y le exigí en inglés que me quitara de al lado a la pareja antes de que explotara, además, en los Estados Unidos es ilegal o lo era, antes de la pandemia, andar con la cara tapada. El hombre me vio con cara de odio y yo también, pero mis derechos son míos y los hago cumplir y más cuando estoy pagando la cuenta de un exclusivo restaurant.

En estos días una compañera de trabajo a quien mandé al carajo, me acusó de ser machista y le dije que tenía la razón pero que antes de eso, debía recordar las veces que la había defendido contra las personas que habían intentado minimizarla hasta que este machista intervino y los puso en orden.

Yo tengo algunos amigos de quienes supongo son homosexuales y a quienes quiero y admiro, eso nada tiene que ver conmigo, hasta que me consigo a una loca que intenta tirarme las plumas en la cara y lo pateo sin piedad, pero no me da la gana que me restriegue su gusto por los machos. Debemos confesar que esto es recíproco, porque yo no excedo los limites arguyendo mi gusto por las féminas, por las que siento una innegable debilidad, pero soy un hombre casado y eso se respeta.

Lo que deseo informar de manera amable es que no me importa quien usted sea, tampoco me importan sus gustos, bajos instintos, adicciones y mariconerías, pero le exijo que mantenga la distancia y que no espere que entienda, porque no me da la gana, porque mis derechos humanos, siempre irán primero que los suyos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.