@cincuentasticas| A ti, ¿te da pena?

Minin Arevalo Cincuentasticas

Por Minín Arévalo

A raíz de esta “nueva normalidad” que nos ha tocado vivir, que se nos impuso a los trancazos y sin preguntarnos si nos gustaría pasar de la absoluta libertad al encierro enclaustrado, sin pasar por “go ni cobrar 200”, son muchas las cosas que han cambiado.

Sí, ya sé que no es nada original lo que te estoy diciendo, pero dame chance y sigue leyendo. 

Entre esas cosas está un bajón económico, cuesta abajo en la rodada, para mucha gente. Se perdieron miles de puestos de empleo, se cayeron infinidad de negocios y emprendimientos que estaban incipientes se fueron al traste. Sin embargo, hubo otros que a punto de fenecer lograron renacer de las cenizas y hoy en día son más rentables que nunca.

Al punto. En todo este zaperoco en el que estamos metidos, sobre todo quienes vivimos en el sur de la Florida, hoy en día epicentro mundial del virus por el número diario de infectados, nuevos casos y fallecidos, hay mucha gente a quien todavía le priva la vergüenza, el pudor o la pendejada; como tú lo quieras ver.

Y lo digo, porque tanto los condados y las ciudades como la empresa privada, están haciendo inmensos esfuerzos para tratar de aliviar la situación. Y lo han hecho no solo con fondos federales y estadales en forma de ayuda al desempleado, sino también con COMIDA.

Lo pongo en mayúscula porque la comida es tan importante como el dinero y a la mayoría de la gente no le tiembla el pulso para alzar la voz pidiendo un nuevo cheque gubernamental de soporte a los floridanos, pero “le da cosa” ir a las ferias en donde regalan inmensas cajas de víveres, en perfecto estado, balanceada y con el mayor respeto y cariño posible.

Ahora, quiero que te pongas la mano en el corazón, tú que me estás leyendo. Y si me estás leyendo en español, amado mío es porque vienes de América Latina. Entonces, dime la verdad-verdaíta, ¿en cuántos de nuestros países se está regalando comida de manera consuetudinaria? Y si es afirmativo, ¿lo hacen con orden, con productos de calidad, con respeto, con inclusión o es solo desde el punto de vista de réditos políticos?

¿Me captas ahora para dónde voy? Me parece insólito, por no decir ridículo, el hecho de que me hablo con gente, amigas de mis grupos, personas de los chats, cincuentones como yo, a los que le pregunto: ¿estás buscando la comida que dan de ayuda? Y me responden casi a gritos: ¡Noooooooo! Lo que les falta es preguntarme si me volví loca y que cómo se me ocurre semejante desatino.

Yo te digo una cosa, yo sí voy, cara al aire (con mascarilla, claro), con mi dignidad intacta y un agradecimiento enorme. Solo Dios sabe la cantidad de plata que nos hemos ahorrado en mi casa cada vez que voy, hago mi filita dentro de mi carro, abro la maletera y esos voluntarios maravillosos me la llenan de frutas, verduras, ensaladas, proteínas, pan, huevos, queso, leche y ¡hasta helados!

Ser independiente, ser emprendedor, incuso empresario no es excusa para avergonzarte de pasar una mala racha como la que se vive ahora mismo a escala mundial. Ir en tu vehículo a retirar un regalo tan preciado como alimentos no es para que nadie se avergüence. Todo lo contrario, es un gesto de absoluta humanidad que están teniendo para nosotros y desechar la oportunidad es como darle un puntapié a quien te trae un obsequio el día de tu cumpleaños.

Deja la pendejada, hazme el favor. Ponte protector solar y tu mascarilla. Mete una botella de agua fría en tu carro y algún snack. Busca las listas que siempre publican, incluyendo las iglesias que son excelentes en sus donaciones y vete a hacer tu fila. Aproximadamente en una hora, -menos de lo que tardabas en hacer la cola de las palomitas de maíz en el cine- vas a tener un súper pack de comidita fresca para que cocines a tu modo.

Y si esto te da vergüenza, permíteme decirte que no has aprendido nada. Que necesitas al menos unos 8 coronavirus más para que abras la mente y dejes salir la necedad que vive en ti.

Epa, si me ves en la cola, salúdame y si quieres saber más de todo lo que hago y digo, visita mi página que está soñada y llena de recursos para mujeres emprendedoras: www.cincuentasticas.club. Y pásate por mi perfil de Instagram @cincuentasticas. Estoy segura que te va a gustar.

Deja un comentario