A medida que América Latina se paraliza para combatir el virus, Brasil y México se resisten a la cuarentena

Bolsonaro
Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro

La mayoría de los líderes en América Latina reaccionaron a la llegada del coronavirus a la región con rapidez y severidad, y cerraron inmediatamente sus fronteras. Los vuelos fueron detenidos, los soldados deambulaban por calles desiertas para imponer cuarentenas, y los profesionales médicos se prepararon para una avalancha de pacientes construyendo hospitales de campaña.

Pero los presidentes de Brasil y México, que gobiernan a más de la mitad de la población de América Latina, Jair Bolsonaro de Brasil y, en menor grado, su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se han mantenido sorprendentemente desdeñosos. Se burlaron de las llamadas para cerrar negocios y limitar drásticamente el transporte público, calificando tales medidas de mucho más devastador para el bienestar de las personas que el virus.

En una región con altas tasas de pobreza, donde cientos de millones de personas viven en lugares cerrados, sin acceso a servicios sanitarios o de salud adecuados, los expertos dicen que su enfoque podría crear un caldo de cultivo ideal para el virus, con consecuencias devastadoras para la salud pública. economía y el tejido social.

“Esta es una receta para la implosión social en una región que ya estaba en un estado de agitación social”, dijo Mónica de Bolle, investigadora principal del Instituto Peterson de Economía Internacional, originaria de Brasil. “En una situación como esta, las cosas pueden quebrarse muy rápido si hay una falta de confianza en el gobierno y las personas se sienten muy vulnerables”.

López Obrador, ha seguido caminando entre las multitudes y besando a los bebés. Descartando restricciones de viaje, cierres de negocios u órdenes de cuarentena, la semana pasada el Sr. López Obrador sugirió que México se salvaría de la intervención divina mientras sostenía dos amuletos que llamó “mis guardaespaldas”.

“No entre en pánico, y por favor no deje de salir”, dijo en un video el domingo por la noche. “Si tiene la capacidad económica, siga llevando a sus familias a restaurantes, porque eso significa fortalecer la economía familiar y popular”.

No fue sino hasta el martes que su gobierno cerró las escuelas, prohibió las reuniones de más de 100 personas y les dijo a los mexicanos que se quedaran en casa. Para entonces, el gobierno de la Ciudad de México ya se había movido para cerrar gran parte de la vida pública.

Por su parte Bolsonaro, quien ocupa la presidencia hace un poco más de un año, se ha mantenido desafiante y continúa descartando el virus como un “resfriado miserable” que no garantiza la “histeria”.

En un discurso nacional el martes por la noche, Bolsonaro desestimó las medidas tomadas por los gobernadores y alcaldes. El líder de 65 años, declaró que de tener el virus, se recuperaría fácilmente debido a su “pasado atlético”.

Mientras hablaba, los brasileños de todo el espectro político golpearon ollas fuera de sus ventanas en lo que se ha convertido en una protesta nocturna de su actitud arrogante, con algunos gritos: “¡Fuera Bolsonaro!”

Para el momento, Brasil registra 2.433 casos confirmados y 57 muertes.

Deja un comentario