«Bañarse en el bosque» es excelente para tu salud

BanoBosque

Todos sabemos lo bien que nos puede hacer sentir el estar en la naturaleza. Lo hemos sabido por siglos. Los sonidos del bosque, el aroma de los árboles, la luz del sol jugando a través de las hojas, el aire fresco y limpio, nos dan una sensación de comodidad. Alivia nuestro estrés y preocupación, nos ayuda a relajarnos y a pensar con mayor claridad. Estar en la naturaleza puede restaurar nuestro estado de ánimo, devolvernos nuestra energía y vitalidad, refrescarnos y rejuvenecernos.

En Japón, existe una práctica llamada ‘baño forestal’, o shinrin-yoku. Shinrin en japonés significa «bosque», y yoku significa «baño». Entonces shinrin-yoku significa bañarse en el bosque o disfrutar del bosque a través de nuestros sentidos.

Esto no se trata de ejercicios, ni caminatas, ni trotar. Es simplemente estar en la naturaleza, conectarse con ella a través de nuestros sentidos de la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto. Shinrin-yoku es como un puente. Al abrir nuestros sentidos, cierra la brecha entre nosotros y el mundo natural.

Nunca hemos estado tan lejos de fusionarnos con el mundo natural y tan divorciados de la naturaleza. Para 2050, se proyecta que el 66% de la población mundial viva en ciudades. Según un estudio patrocinado por la Agencia de Protección Ambiental, el estadounidense promedio pasa el 93% de su tiempo en el interior.

Pero la buena noticia es que incluso una pequeña cantidad de tiempo en la naturaleza puede tener un impacto en nuestra salud. Un baño forestal de dos horas te ayudará a desconectarte de la tecnología y reducir la velocidad. Te traerá al momento presente y te desestresará y relajará. Numerosos estudios que se han realizado han demostrado que shinrin-yoku tiene beneficios reales para la salud.

girl wearing brown jacket looking at leaves flying at daytime

Entonces, ¿cómo se hace para bañarse en el bosque?

Primero, encuentra un lugar. Asegúrate de haber dejado atrás tu teléfono y cámara. Vas a caminar sin rumbo y lentamente. No necesitas ningún dispositivo. Deja que tu cuerpo sea tu guía. Escucha a dónde quiere llevarte. Sigue tu nariz. Y tómate tu tiempo. No importa si no llegas a ningún lado. No vas a ir a ninguna parte. Estás saboreando los sonidos, los olores y las vistas de la naturaleza y dejando entrar el bosque.

La clave para desbloquear el poder del bosque está en los cinco sentidos. Deja que la naturaleza entre por tus oídos, ojos, nariz, boca, manos y pies. Escucha a los pájaros cantando y la brisa que susurra en las hojas de los árboles. Mira los diferentes verdes de los árboles y la luz del sol que se filtra a través de las ramas. Huele la fragancia del bosque y respira la aromaterapia natural de las flores. Prueba la frescura del aire mientras respiras profundamente. Coloca tus manos sobre el tronco de un árbol. Sumerge tus dedos de manos y pies en un río. Túmbate en el suelo. Bebe el sabor del bosque y libera tu sensación de alegría y calma. 

Cuando se trata de encontrar la calma y la relajación, no existe una solución única para todos: difiere de una persona a otra. Es importante encontrar un lugar que se adapte a ti. Si te encanta el olor a tierra húmeda, estarás más relajado donde lo proporciona el paisaje natural. Entonces los efectos del bosque serán más poderosos. Tal vez tengas un lugar en el campo que te recuerde tu infancia o los tiempos felices del pasado. 

Puedes bañarte en el bosque en cualquier parte del mundo, donde haya árboles; en climas cálidos o fríos; bajo lluvia, sol o nieve. Ni siquiera necesitas un bosque. Una vez que hayas aprendido cómo hacerlo, puedes hacer shinrin-yoku en cualquier lugar, en un parque cercano o incluso en tu jardín. ¡Busca un lugar donde haya árboles y listo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.