@cincuentasticas | Emprender a los 50: ¿Empiezas de cero o de nuevo?

Minin Arévalo

¿Estás en el lote de mujeres que ya pasa de los 40 pero está absolutamente aburrida de lo que está haciendo? O tal vez perteneces a otro grupo no menos numeroso de gente que ha tenido que emigrar.

Tal vez formas parte del pedazo de la torta de quienes nos hemos tenido que reinventar –para usar un término súper de moda- para no morir en nuestro nuevo destino. No importa en cuál estos sectores estés ahora, lo importante es que segurito te has encontrado con más de un simpático sin precedentes que te ha dicho o, seguramente te dirá en las próximas horas “¿y tú, no estás como muy vieja para empezar otra vez?”

Inhala y exhala. Otra vez. Inhala y exhala. No, no los insultes. No pierdas energía de la buena, porque son un caso perdido. Ellos, tú no.

Ahora un poco más en serio, probablemente estés en esa etapa de tu vida en la que por algún motivo que solo tú y tu almohada saben tienes que recomenzar después de haber pisado las cuatro esquinas o tal vez en el llamado medio cupón, te tengo una noticia: no estás sola. 

Y por favor, te ruego de rodillas, que jamás digas “estoy empezando de cero”, porque no es verdad. Es la mentira más grande del mundo, porque estás empezando o empezarás de NUEVO. ¿O es que esa experiencia que tienes en cualquier que haya sido tu actividad hasta ahora no cuenta?

Fíjate bien, tal vez una administradora de profesión, una abogada o periodista y lo que quieres hacer en lo sucesivo son ponquecitos de avena gluten free –o cupcakes como se llaman ahora-. Bueno, como experta en números podrás hacer tus presupuestos de costos y gastos impecables y siempre sabrás si las columnas del debe y el haber están en perfecto equilibrio para que ganes una platica. Si leyes es lo que has estudiado, a lo mejor cambias las de los libros por las de la nutrición y podrás mezclar con ingenio los ingredientes de tus torticas y, si como yo, eres una periodista, te quedará de lujo esa nota de prensa o el plan de relaciones públicas para tu negocio.

Lo que te quiero decir querida mía es que, a estas alturas de tu vida, por más que te quites años cuando te pregunten la edad –práctica que cada vez está más demodé entre las mujeres que pasamos de los 40- no estás tan joven para que no sepas hacer nada, lo que se traduce en un recomienzo, en un “fresh start” con todo eso ya tienes acumulado entre pecho y espalda.

Vamos, busca adentro cuál es la pasión que siempre has tenido allí guardada y que no te has atrevido a echar a andar. Quítale el polvo, has acopio de tus conocimientos y arranca.

Total, en lo que nos propongamos, tú y yo podemos ser exitosas.

Sígueme en @cincuentásticas para más contenido y no te pierdas los shows de mi comunidad en Cincuentasticaschannel en YouTube.

Deja un comentario