@cincuentasticas|Aporta valor al contenido de tu emprendimiento y conviértete en una cincuentona exitosa

MininArevalo

Como cualquier cincuentona que se respete, o ya estás trabajando en tu propio emprendimiento o estás a punto de hacerlo. Porque vamos a estar claras, a esta edad y en los años que siguen, no es como muy sabroso trabajar para otro. Es un cuento que ya pasó y una época que quedó atrás. Ojo, a lo mejor tú, que lees esta columna, todavía trabajas en una corporación o eres alta ejecutiva de una empresa, pero, seamos sinceras, de que tienes ganas de dejar eso de lado y arrancar a hacer algo por y para ti misma, no me queda la menor duda.

Pero independientemente del lado de la acera en donde estés parada ahora, es importante que te pongas la pilas en algunos puntos. Lo primero es, obviamente, que tengas unas redes sociales y, si son de tu emprendimiento, POR FAVOR, sí, en mayúsculas, no las tengas privadas, porque de lo contrario nadie se enterará qué es lo que estás haciendo.

Una vez que abras tus perfiles en Instagram, Facebook y, si te parece, Twitter, piensa si también te viene bien, según el negocio que estás adelantando, tener uno en Pinterest e incluso Etsy. Recuerda que en todos los casos, la biografía debe ser igual y aparecer exactamente idéntica en cada red, porque de eso depende que la gente te identifique de inmediato y que de, algún modo, tengas un perfil “corporativo” si aquí cupiera el término.

Listo, ya tienes todas las redes. Ya las biografías son iguales y tu emprendimiento andando. Ahora, para darte a conocer grandemente, solo necesitas aportarle valor a lo que escribes y a lo que cuelgas on-line. 

Tu segundo paso, pero no por eso menos importante es que crees tu ‘elevator pitch’. Eso quiere decir, que tengas un mensaje –parecido a tu biografía de las redes, pero un poco más elaborado- y que puedas usar cada vez que te pregunten qué haces. Se llama ‘elevator pitch’, porque es un argumento que puedes dar en lo que se demora en llegar un ascensor al próximo nivel, eso en el caso que te consigas a alguien muy importante para ti y que solo tengas ese ratico chiquito para hablar de quién eres y de lo que haces o para que lo practiques cada vez que vayas a un networking.

Todavía hay un tercer punto a considerar en eso de darle valor a lo que haces y es organizar al menos unos tres o cuatro mensajes adicionales, muy cortos, también llamados ‘talking points‘ y de los cuales puedas hablar si tienes una entrevista en un medio de comunicación o si te invitan a una reunión un poco más formal en donde tengas que presentar eso que tienes entre manos.

Por último, recuerda buscar un poco de ayuda para que aprendas tanto como puedas de algoritmos de redes sociales. Siempre es bueno que sepas cómo funcionan para que estés clara de qué puedes hacer, a las horas que lo vas a hacer y lo que está prohibido para que no caigas en la sombra.

Ten fresco lo que has leído aquí, porque pronto hablaremos acerca de cómo salpimentar con cosas muy buenas ese contenido y que tu emprendimiento, al menos en social media, llegue al próximo nivel.

iNos leemos el próximo jueves!

Deja un comentario