«El problema fundamental del coronavirus es el diagnóstico»

Carlos Torres Viera
Carlos Torres Viera, epidemiólogo y profesor universitario, considera que no vamos a tener una vacuna disponible en los próximos 12 meses y que debemos resolver la epidemia con medidas preventivas

Las autoridades sanitarias de la Florida reconocen que hasta este lunes 13 residentes han contraído la enfermedad, pero esas cifras pudieran cambiar cuando se incorporen otros laboratorios a realizar exámenes de diagnóstico, explicó en exclusiva a DIARIO LAS AMERICA el doctor Carlos Torres Viera, epidemiólogo y profesor universitario.

“El problema fundamental que tenemos en Florida es el diagnóstico”, señaló Torres.

“Hasta ahora los únicos autorizados para hacer diagnósticos oficiales son el CDC y los Departamentos de Salud Pública”, sostuvo el galeno que se desempeña en el South Florida Infectious Disease.

La pasada semana, el alcalde Carlos Giménez dijo que Miami-Dade cuenta con un único laboratorio donde hacer las pruebas del COVID-19. “La verdad que contar con un único lugar donde hacer estudios de una enfermedad que causa diversos problemas respiratorios en distintos niveles de la población no es lo ideal”, afirmó el infectólogo.

Esta situación hace que para un médico sea muy difícil hacer un diagnóstico real de la enfermedad. “Incluso pudieran existir discrepancias entre lo que un médico primario considere que es un paciente contagiado por coronavirus o lo que crea el Departamento de Salud”, argumentó.

Según el doctor, todas estas irregularidades en teoría deben mejorar “cuando algunos hospitales universitarios, instituciones universitarias y laboratorios comerciales sean autorizados a poder realizar las pruebas pertinentes para determinar el coronavirus”.

Las instituciones autorizadas cuentan con recursos, máquinas y tecnología especial para llevar a cabo dichas pruebas. “Esta tecnología no estará disponible, claro está, en los laboratorios de los hospitales comunitarios”.

El galeno considera que el número de contagios subirá. “Es de esperar que se produzca un incremento de los positivos en el condado Miami-Dade por dos razones fundamentales: por la incorporación de los nuevos laboratorios y porque la infección probablemente siga avanzando”.

La vacuna

Actualmente no existe vacuna contra el COVID-19. Torres considera que este brote lo “tendremos que enfrentar sin vacunas y sin un tratamiento específico”.

“El proceso de crear una vacuna es complicado. Primero está la conceptualización de la propia vacuna. Después hay que comprobar que funcione experimentalmente. Más adelante debe funcionar en animales, posteriormente se deben hacer pruebas en un pequeño grupo de voluntarios humanos y, por último, someter esa vacuna a un grupo grande de personas. Ese proceso tiene una regulación muy estricta y no se puede producir de un día para el otro”, argumentó.

“La expectativa es que no vamos a tener vacuna disponible en los próximos 12 meses. La verdad es que debemos descartar resolver esta epidemia contando con una”, sentenció.

Según el doctor, debemos enfrentarlo con las medidas que tanto énfasis pone el Departamento de Salud.

Tres medidas

Existen tres medidas fundamentales para frenar la transmisión de la enfermedad.

“La primera es evitar la transmisión, siguiendo las recomendaciones de lavarse las manos, de ser precavido al estornudar en público, tapándose la cara. Si un niño está enfermo se debe evitar que asista a la escuela y si la persona enferma es un adulto, no debe ir a su trabajo”, explicó.

“La segunda de las medidas es el reconocimiento de la enfermedad. Cuando se detecta que alguien está enfermo, se debe aislar para evitar que la transmita. Las personas que contactaron con el enfermo deberán aislarse en cuarentena voluntaria. Deberán permanecer aisladas durante todo el período de incubación del virus”, sugirió.

Según el doctor, a la tercera medida le llaman distanciamiento social. “Básicamente, son aquellas encaminadas a evitar toda aglomeración de personas, festivales de música, congresos internacionales. Incluso se debería evitar viajar en cruceros. La gente debería repensar muy bien el destino a donde piensa viajar”, sugirió el galeno.

“Hay políticos que no se han tomado en serio lo de las concentraciones masivas. Mi recomendación es tratar de evitarlas”, aconsejó

Los más vulnerables

Los pacientes más vulnerables son sobre todo aquellos con edad más avanzada. “La tasa de mortalidad comienza a aumentar con la edad. Por debajo de los 50 años la mortalidad es del 1%. De 70 a 80 años de edad la mortalidad del virus aumenta entre un 10 y un 18%”.

El otro grupo de riesgo son los pacientes que tengan de base enfermedades subyacentes. O sea, aquellas personas que tengan enfermedades crónicas, como enfermedades pulmonares, diabetes, enfermedades cardiovasculares o enfermedades renales.

“El sistema inmune de estos pacientes no actúa con la misma celeridad y potencia que actuaría el de una persona sana”, explicó el especialista.

Torres apuntó que “el 85% de las personas sanas que contraigan el COVID-19 tendrá una enfermedad bastante benigna”.

Por CÉSAR MENÉNDEZ

Contenido autorizado para su reproducción por ©DiarioLasAméricas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.