Los bebés genéticamente modificados podrían estar a solo dos años de ser aprobados

Bebegeneticamentemodoificado

Los “bebés de diseño” son “altamente deseables” para ayudar a proteger a las personas de enfermedades y podrían crearse éticamente dentro de dos años, según un nuevo artículo científico.

La edición de genes ahora presenta riesgos tan bajos que podría usarse en embriones humanos, según un análisis realizado por Kevin Smith, un bioético de la Universidad de Abertay en Escocia, publicado la semana pasada en la revista Bioethics.

Kevin Smith, bioético de la Universidad de Abertay en Escocia

Los defensores como Smith quieren cambiar la composición genética de los embriones para prevenir la transmisión de enfermedades relacionadas con los genes. Sin embargo, la práctica es muy controvertida debido al temor de que pueda usarse para crear “bebés de diseño” cuyos genes han sido editados con fines no terapéuticos.

En noviembre de 2018, el científico chino He Jiankui provocó indignación después de anunciar que había creado los primeros bebés genéticamente modificados del mundo a partir de embriones alterados para hacerlos resistentes al VIH. Pero Smith dice que su creación es éticamente justificable y ofrecería esperanza a los padres en riesgo de transmitir enfermedades genéticas graves a sus hijos, según un comunicado.

He Jiankiu, fue el científico responsable del nacimiento de las primeras personas en ser editadas genéticamente, un par de gemelas, pueden haber mutado de una manera que acorta la esperanza de vida, según sugiere una investigación

Desde un “punto de vista utilitario”, la modificación genética es la “única forma concebible” de tratar con múltiples genes asociados a enfermedades en un embrión, según Smith.

La modificación genética permitiría a los médicos proteger a las futuras personas contra las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la demencia, así como otras enfermedades comunes, dijo Smith.

“Si se pudieran evitar o retrasar varios trastornos comunes modificando genéticamente a los humanos, la esperanza de vida promedio libre de enfermedades podría extenderse sustancialmente”, dijo en un comunicado de prensa.

Smith recomienda retrasar los programas de modificación genética porque en este momento “la sociedad se opone en gran medida a la modificación genética de los humanos”. Aún así, cree que un intento ético de producir bebés genéticamente modificados podría estar a menos de dos años de distancia.

Su trabajo ha sido criticado por otros expertos en el campo, quienes señalan que los riesgos de la edición de genes aún se están estudiando.

“No creo que haya experimentos adecuados que ‘prueben’ que esta tecnología es segura”, dijo Joyce Harper, del Instituto de Salud de la Mujer del University College London (UCL) al Science Media Center (SMC) en Londres. “Así que debemos pisar con cuidado”.

Harper subraya que la edición del genoma tiene un enorme potencial, pero necesita “debate público y legislación para garantizar que lo hayamos pensado detenidamente”.

Sarah Norcross, directora de Progress Educational Trust (PET), una organización que trabaja para mejorar la comprensión pública de la genética, calificó el análisis de Smith como “defectuoso”. Norcross señala que el público podría no cambiar de opinión acerca de los bebés genéticamente modificados, y que se necesita hacer más trabajo para comprender los riesgos de la tecnología.

“Las lecciones se deben aprender de los errores cometidos el año pasado por el científico chino responsable de los primeros bebés editados con genoma del mundo”, dijo Norcross al SMC.

“Si esta tecnología se va a usar de manera similar en el futuro, entonces se deben cumplir estándares científicos y éticos mucho más altos”.

Las autoridades en China han dicho desde entonces que los experimentos que llevaron al nacimiento de los bebés violaron las leyes del país, y los científicos involucrados fueron suspendidos.

En octubre, investigadores del Broad Institute of MIT y Harvard publicaron detalles de una nueva tecnología de edición de genes que podría corregir hasta el 89% de los defectos genéticos, incluidos aquellos que causan enfermedades como la anemia falciforme.

Deja un comentario