#RCTVContigoEnCasa |Tres consejos mientras trabajas desde casa con tus hijos 

homeschooling

Trabajar y ayudar a tus hijos con sus educación vía remota, es un desafío en el mejor de los casos. 

Las declaraciones de emergencia nacionales y estatales debido al COVID-19 han dejado a millones de padres que trabajan, y a sus hijos obligados a cambiar sus rutinas diarias. Un análisis de Education Week estima que las escuelas públicas y privadas en al menos 46 estados están cerradas, afectando al menos a 54.5 millones de estudiantes escolares en EE UU. Como resultado, muchos padres y sus hijos están luchando con una nueva realidad: trabajar y estudiar bajo un mismo techo por tiempo indefinido.

“Si las cosas parecen totalmente abrumadoras, les recuerdo a los padres que las primeras semanas en cualquier transición con respecto a los niños, son las más difíciles. Después de eso llega la rutina”, dice Cindy Hemming, maestra de escuela primaria que escribe para Living for the Sunshine, un blog sobre el embarazo y la paternidad. Hemming tiene dos hijos, de 5 y 2 años.

Boy in Pink Crew-neck Top With Paints on His Hands and Face

A continuación compartimos algunos consejos de padres y educadores que han logrado un equilibrio entre sus responsabilidades laborales y familiares trabajando desde casa:

PRIORIZAR

Cuando parezca que se siente abrumado porque hay una cantidad imposible de hacer, desglose la lista de lo esencial, dice Chaya Gutnick, fundadora de Control My Chaos, una consultora de eficiencia operativa, que tiene un título en educación de la primera infancia, con dos niños, de 2 y 4 años.

“Probablemente no vas a tener tanto trabajo como lo harías regularmente”, dice, especialmente al principio. Por lo tanto, analiza cada día y determina cuáles son los elementos más importantes. “Deshazte de tareas, reuniones y expectativas extrañas. Ten en cuenta que esto es nuevo y que tendrás que encontrar un sistema que funcione mejor para tu familia y para ti, dice ella. Controla lo que puedes y trata de ser flexible y paciente con lo que no puedes controlar, aconseja. Tomar tiempo en la noche para planificar el día siguiente también puede ayudarte a comenzar con el pie derecho,” afirma

CREAR UN HORARIO

A pesar de los memes que se burlan de los horarios para ir a la escuela desde casa, tener una estructura para el día a día es esencial, dice Amanda Holdsworth, profesional de marketing con un doctorado en educación que escribe para el blog Comms Mom. Ella también trabaja en casa y tiene dos niños pequeños, de 5 y 8 años. Amanda cuenta que encontró ayuda de su hija de ocho años para ayudarla a revisar las prioridades y crear un horario que la ayudó a sentirse más en control.

Algunos niños, especialmente los mayores, pueden necesitar más flexibilidad en su día, dice Holdsworth. En general, es una buena idea comenzar con una rutina (levantarse, vestirse, desayunar, etc.) y luego comenzar el día con las tareas más esenciales. Si los maestros de sus hijos tienen horario durante la jornada escolar para ayuda personalizada y preguntas, asegúrese de que la programación del trabajo escolar se superponga con ese tiempo para garantizar que sus hijos tengan ayuda cuando la necesiten.

Si es posible, siga el horario del día escolar que ya tienen sus hijos, para crear una sensación de familiaridad. Para los niños mayores, aproveche las herramientas en línea disponibles que lo ayudan a monitorear el progreso y hacer un seguimiento de las calificaciones. “De esa manera, puede hablar con el maestro de su hijo si ve que surgen problemas,” sugiere.

Los niños más pequeños generalmente necesitan rutinas y ventanas de enfoque más cortas, tal vez media hora a la vez, agrega Hemming. Los niños mayores pueden concentrarse por períodos más largos. Los adultos generalmente maximizan su enfoque en la marca de 90 minutos. Es un reto para cada miembro de la familia, porque el plan se puede alterar a lo largo del día. “Pero usted conoce mejor a su hijo, así que adáptese en consecuencia”, agrega.

RECLAMA TU PROPIO TIEMPO

A Gutnick le gusta levantarse temprano, así que tiene tiempo para hacer ejercicio y disfrutar de un café antes de que el resto de su familia se despierte. Ella y su esposo asumen la responsabilidad del horario de los niños en turnos de aproximadamente dos horas, cada uno atendiendo su propio trabajo y programando llamadas cuando el otro está “de servicio”.

Para los padres solteros que no tienen esa opción, la respuesta puede estar en rotar los tipos de trabajo escolar, dependiendo de cuánta supervisión necesiten sus hijos, trabajando mientras están leyendo un ocuparlos en un proyecto de arte, dice. “Si puedes agrupar tu horario en ventanas donde pasas 30 minutos con tus hijos y luego trabajas durante 90 minutos, les darás la atención que ameritan durante todo el día, lo que puede ser útil para darte menos interrupciones durante tu tiempo de trabajo”, explica.

Kelley Lawton, directora de la oficina de administración del programa en la compañía de educación en línea Continued, trabaja a tiempo completo en casa y ahora tiene dos niños, de 10 y 13 años, que también reciben instrucción en el hogar. Ella sabe que mientras están trabajando en artes del lenguaje o practicando sus instrumentos musicales, tendrá algo de tiempo en su oficina para atender su trabajo en bloques de aproximadamente 45 minutos a una hora. Sus hijos tienen la edad suficiente para que ellos trabajen por períodos largos de tiempo y comprender la necesidad de silencio cuando está en una llamada o necesita concentración. Y no hay vergüenza en permitir que los niños pasen tiempo frente a dispositivos electrónicos periódicamente para que pueda adelantar sus labores.

Deja un comentario