Beneficios de meditar con chocolate: Más belleza y felicidad

MeditacionChocolate

En su nuevo libro, Mindfulness for Chocolate Lovers (Mindfulness para amantes del chocolate), la terapeuta Diane R. Gehart, explora cómo todos podemos, desarrollar más alegría en lo cotidiano al enfocarnos en los dulces momentos de la vida. Sus consejos, que combinan la psicología positiva y las tradiciones orientales, se extienden mucho más allá del cacao, y nos encanta cómo este extracto de sintonización con su entorno realmente podría aplicarse a cualquier cosa.

Toma tu chocolate envuelto e imagina que nunca antes había tenido uno en tus manos. Vuélvete intensamente curioso sobre este objeto. Luego, observa lo siguiente:

Colores: observa los distintos tonos de color y cómo pueden cambiar cuando la luz se refleja en la envoltura.

Forma y peso: observa su forma y contornos. Si hay escritura en el empaque, intenta ver las letras sin verlas como letras, solo como formas. Si hay una imagen, ¿puedes notar cómo se combinan los colores y las formas? Observa el peso, y si es similar o diferente en cada mano.

Olor: acércalo a tu nariz y nota su olor. Ahora, desenvuélvelo y escucha el sonido que emite mientras lo haces. Luego, observa lo siguiente:

Colores: de nuevo, observa los distintos tonos de color y cómo cambian con la luz.

Forma y peso: observa la forma y los contornos del chocolate sin envolver.

Olor: Determina su olor, y nota si  su olor es similar o diferente al del chocolate envuelto.

Textura: observe la textura. ¿Es duro, suave, liso? Si comienza a derretirse, observa esa textura y tu reacción emocional sin limpiarte los dedos. Lleva el bocado hacia tu boca pero no lo muerdas todavía. Observa tu reacción:

Reacción corporal: identifica cómo reacciona tu cuerpo. ¿Notas algún cambio en tu boca? ¿Empiezas a salivar? Analiza si alguna otra parte de tu cuerpo anticipa la mordida que estás a punto de realizar.

Reacción mental: Ahora nota los pensamientos que están pasando por tu cabeza. ¿Estás emocionado, frustrado, enojado, vacilante? Intenta observar pensamientos y sentimientos. Es posible que desee intentar imaginar que estás viendo esos pensamientos y sentimientos moverse por tu cabeza como nubes en el cielo. Dale un pequeño mordisco y deja que se demore en tu lengua. Rueda lentamente el objeto y permite que los sabores se muevan alrededor de tu boca.

Sabor: ¿A qué sabe? ¿El sabor es diferente en diferentes partes de la lengua? ¿Es dulce, salado, amargo, agrio, afrutado, a nuez? Los invito a abstenerse de juzgar el sabor como bueno o malo, preferido o no preferido, o mejor o peor que una experiencia previa. Intenta experimentar simplemente las diversas sensaciones de sabor que estás teniendo en el momento presente.

Sentimiento: Tómate un momento para experimentar las texturas y los sentimientos en la boca. 

Masticar: si aún no lo has hecho, comienza a masticar lentamente y observa cómo la textura o el sabor pueden cambiar a medida que lo haces. Continúa comiendo conscientemente, mordiendo lentamente y experimentando el aroma, la textura y los sabores. Cuando termines, solo siéntate en silencio por un momento para reflexionar sobre tu experiencia.

Los beneficios de una práctica de mindfulness con chocolate

«Después de haber hecho este ejercicio con literalmente miles de personas en todo el mundo, me di cuenta de que hay varias reacciones e ideas comunes que se repiten.» comentó Gehart. «Por ejemplo, muchos autoproclamados adictos al chocolate descubren que les gusta menos el sabor del chocolate de lo que pensaban. Algunos que dicen que nunca les importó mucho el chocolate descubren que hay les gusta más de lo que imaginaban,» relató. Inevitablemente, todos aprenden algo nuevo sobre ellos mismos y la forma en que abordan su vida, o al menos el chocolate. A medida que profundizamos un poco más, este ejercicio ilumina muchas verdades simples pero profundas que ofrecen pistas sobre la felicidad que buscamos.

Muchos encuentran que la meditación del chocolate subraya conmovedoramente la verdad en la sabiduría taoísta: cuando disminuyes la velocidad hasta el momento presente, surge una sensación natural de tranquilidad y paz. La tentadora emoción y los dramas relacionados del mundo exterior nublan el estado inherente de bienestar que surge cuando callamos la charla interna.

Esta meditación nos invita a enfocar nuestra atención de manera diferente a lo que normalmente hacemos, y al hacerlo, encontramos que la esencia de lo que finalmente buscamos está aquí, debajo de nuestras narices. Por ejemplo, muchos de nosotros suponemos que la verdadera felicidad no es posible sin ciertas condiciones: lograr un objetivo profesional significativo, comprar una casa (más grande), tener un millón de seguidores o comprar el último y mejor dispositivo. 

Ve más despacio

La mayoría informa que el chocolate sabe mejor saboreado lentamente y que sienten menos necesidad de tener una segunda pieza. Al hacerlo más lento y experimentar el chocolate a través de todos los sentidos, el ejercicio trae mucho más placer y felicidad que la comida sin sentido que la mayoría de nosotros practicamos a diario. Por un momento, estás completamente presente de lo que está sucediendo en tu vida y en tu cuerpo, y la mayoría no puede evitar sonreír mientras disfrutan de un momento tan dulce. El mensaje para llevar es que nuestra experiencia cambia cuando cambiamos cómo nos enfocamos y en qué nos enfocamos.

Inesperada belleza

Cuando aprendes a reconocer la belleza, está en todas partes: flores al costado del camino en un semáforo; cielo azul después de la lluvia; el arco del viejo roble que pasas cada día. Del mismo modo, también nos rodean experiencias placenteras: una brisa fresca, el sabor del agua fría en un día caluroso, y así infinitos ejemplos más. La felicidad que buscamos está más cerca de lo que la mayoría de nosotros nos damos cuenta, la meditación del chocolate nos recuerda que es cuestión de prestar atención.