Este fotógrafo modificó sus imágenes para mostrarnos cuán adictos somos a la tecnología

Removed2

Hay muchas posibilidades de que estés leyendo este artículo desde tu teléfono celular. Ahora imagina cómo te verías si ese dispositivo desapareciera repentinamente. ¿Solitario? ¿Un poco loco? ¿Quizás al lado de una persona ignorada? A medida que nos atraen cada vez más las pantallas, incluso en compañía de amigos y familiares, la pose encorvada que hemos adoptado durante el uso del teléfono móvil parece cada vez más normal.

El fotógrafo estadounidense Eric Pickersgill ha creado «Removed«, una serie de fotos para recordarnos lo extraña que es esa pose. En cada retrato, los dispositivos electrónicos han sido «editados» (eliminados antes de que se tomara la foto, de quienes los estaban usando) para que las personas miren sus manos, o el espacio vacío entre ellas, a menudo ignorando hermosos alrededores u oportunidades para la conexión humana. 

“Durante  mi pasantía en arte en el verano del 2015 extrañaba a mi esposa. Empecé a notar como todos estaban inmersos en sus teléfonos. Lo pude notar gracias a la nostalgia de estar lejos de casa. Cuando regresé volví a mis viejos hábitos de usar el teléfono mientras estaba con mis seres queridos. Una noche antes de quedarme dormido en la cama con mi esposa, estaba usando el celular y el aparato se cayó de mis manos. Vi la palma abierta como si el celular todavía estuviera ahí e inmediatamente tuve la idea de Removed” relató Pickersgill.

La serie nos conduce a conclusiones un poco tristes y espeluznantes, pero a la vez es un recordatorio, de que de vez en cuando debemos guardar nuestros teléfonos.

“Hemos aprendido a leer la expresión del cuerpo mientras alguien está utilizando un dispositivo y cuando se activan esos significantes es como si se pudiera ver que el dispositivo toma forma física sin que el objeto esté presente” finalizó.