Policía de EE UU hirió de bala a un adolescente de 13 años de edad con autismo

Agentes de la policía de la ciudad de Salt Lake City, estado de Utah en Estados Unidos, hirieron de gravedad a un adolescente con autismo tras responder a un pedido de ayuda de la madre.

El hecho ocurrió cuando Linden Cameron, de 13 años de edad, pasaba por un episodio de alteración mental por lo que su madre, Golda Barton, llamó al número de emergencia 911 para solicitar asistencia.

Cuando la policía llegó, el adolescente huyó y en la persecución uno de los oficiales le disparó varias veces.

«Les dije: ‘Está desarmado, no tiene nada, solo se enfada así y comienza a gritar. Es un niño tratando de llamar la atención'», declaró la madre a la cadena Kutv.

El sargento Keith Horrocks de la policía de Salt Lake aseguró en una conferencia de prensa que el joven fue transferido al hospital en estado grave.

Cameron sufrió lesiones en el hombro, los intestinos, la vejiga y los tobillos.

«Es un niño pequeño, ¿por qué no solamente lo tumban?«, agregó entre lágrimas la madre.

La policía señaló que Cameron era considerado sospechoso de «amenazas con un arma» hacia conocidos, pero de acuerdo con Horrocks, no se encontró en el lugar ninguna evidencia de un arma.

Este incidente alimenta la polémica sobre abuso policial en Estados Unidos, un país sacudido por protestas contra la brutalidad de los agentes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.